ESOS PEQUEÑOS CABRONCETES.

Uno puede sentir la necesidad invencible de pasar un poco de tiempo mimándose el alma.
Disfrutar de una merecida tregua al raso, al colorcito del último sol de esa tarde tonta en un parque intentando leer un poco.
Cerrar los ojos mirando al cielo y sentir ese calor, disfrutar del aire, de estar fuera de esas cuatro paredes…
Uno puede pasar unas horas a la intemperie, a pecho descubierto, sin paracaídas, sin miedo.
Y sin perdón ni compasión por parte de Dios que debe aburrirse mucho y para eso cuenta con la siempre dispuesta colaboración del mismísimo príncipe de los infiernos.
Son muchas las formas que adopta el díscolo Lucifer, muchas y a cada cual más terrible.
Siempre aparece un niño que grita, sube al columpio y grita, baja del columpio y grita, corre para un lado y grita, se acerca y grita, te mira y grita, se aleja y tu solo deseas que sea para siempre.
nino-malo-300x200Encarnación de naturaleza angelical, igual que el diablo, que penetra tu espacio de confort, que lo perfora con el estilete acerado de su voz chillona y lo destroza en segundos.
Luego aparece el otro, este no grita, tiene la voz rota de la pura mala ostia que le canta al neo nato.
Es el niño agresivo, el que goza de torturar a su madre a patadas y gritos abusando de esa suerte de capacidad para el chantaje emocional que nos implementa la madre naturaleza y la madre que nos parió.
No se qué es más molesto, si el niño gritón o la madre indolente que osa compartir su desgracia con el resto de nosotros, pobres mortales de vidas finitas a los que están destruyendo ella y su retoño esos preciosos y escasos minutos de solaz.
Niños, esas pequeñas bestias que fuimos y que muy a nuestro pesar albergamos y portamos en nuestras entrañas psicóticas.
Los miedos, los sustos, los fracasos de aquel niño odioso que fuimos nos han convertido en el tipo solitario e insociable que somos ahora.
Puedes quedar hipnotizado por esa maldad inocente, esa crueldad con que los niños manejan su percepción de la realidad.
cym-grand-ninoLa burla cruel ante el gordito por lento, por torpe.
La mofa a grito vivo contra el feo, por feo.
La carcajada ante la desgracia ajena.
Ya sea por tropezar, ya sea por caer y también por no caer, por dejarse las rodillas en el asfalto; todo sirve.
Así son ellos, siempre atentos al defecto, a la desgracia; siempre listos para hacer escarnio de la pena, del dolor ajeno.
Sin consideración, sin lástima y con toda la maldad del alma puramente virgen e inmaculada.
Entonces suspiramos, buscar nuestro reflejo en esos seres venidos del averno, es la materialización del alivio.
Nos encontramos ante el hecho innegable de que eramos como ellos, pero también es cierto que eso también es revelación de la esperanza.
Si esa maldad pudo ser aplastada por toneladas de educación, por kilómetros de letras y por millares de minutos en nuestro existir; entonces es que esta humanidad tiene arreglo.
Solo tenemos que encontrar ese momento en que cambiamos aquella maldad por estupidez, abortar la misión y conservar al pequeño cabroncete a buen recaudo en nosotros hasta que seamos plenamente conscientes de que realizamos el cambio adecuado.
Y es que ese cambio, no debe limitarse a cambiar el objetivo de nuestra falta de respeto.
n_betis_humor-754299No consiste en pasar de mofarse de un niño feo señalándolo con el dedo a buscar un objetivo profesional para mofarnos también.
Porque incurrimos en el error de los errores.
El que nos lleva a pensar que somos más listos solo por ser mayores, cuando es todo lo contrario.
Porque caemos en el peligro de la condescendencia, de la risa fácil y eso amigos míos es terrible a nivel individual, social, cultural, evolutivo e incluso genético.
Y es que ese error de concepto, esa disfunción psicótica para gestionar la maldad es lo que nos lleva a mantener en nuestras vidas, a fuerza de televisión, a entidades como Mario Vaquerizo y otros esperpentos que en un mundo normal, habitado por gente normal e incluso habitado por locos y no por gilipollas, no tendrían acceso a la más mínima notoriedad salvo para blanco de niños y maleantes.
Ese niño que llevamos dentro, ese niño que señala con el dedo y se ríe a gritos del feo, del torpe, del gordo, del tonto…
Ese niño que llevamos dentro es un enorme cabronazo y se ríe de sí mismo porque alza la cara y piensa…
Carmen Lomana… Mario Vaquerizo… Mariló Montero…
Vaya tela.
Y el muy cabrón se parte de la risa.

ESTAR RÚSTICO.

Lo rústico es moderno.
Lo moderno se vive, pero lo rústico atesora recuerdos.1
Los recuerdos son calor, olores, voces, ecos, pasos apresurados por la tarima.
Lo moderno se vive, pero lo rústico arranca lágrimas y las disfraza de sonrisas.2

¿Se puede?
¿Si?

Diseño de Josetxo Mera 160729

COSAS PARA EXPLICAR EN CASO DE CONTACTO ALIENÍGENA

A ver como explicamos a una eventual raza alienígena que nos visite que hemos destrozado el planeta para que un tipo vestido con faldones pueda tener un Rolls Royce de Oro.
Que el Rolls Royce ese es un coche que consume diez veces más que otros porque tiene una potencia que nunca vamos a utilizar pero que mola porque da empuje al coche para correr a una velocidad a la que está prohibido circular.
A ver como le explico yo al Klingon de los huevos que podemos usar la luz del sol para proveernos de energía limpia y sin contaminar, pero que no lo hacemos porque el de los faldones y el Rolls Royce de oro no quieren y por eso los miles de millones de humanos restantes tenemos que seguir quemando cosas y líquidos tóxicos.
Noticia-3011-nasa-asegura-que-pronto-haremos-contacto-con-extraterrestresNos hemos convertido en una especie digna de estudio.
Asentados en el lamento, en la queja perpetua, aborrecemos el abuso de poder, la soberbia de esos que se autodenominan gobernantes y sufrimos en sumiso silencio sus designios.
Habría muchas, miles de cosas que deberíamos explicar bien a los visitantes porque a veces, cuando una civilización se enfrenta a una tecnología y a una evolución superiores, su supervivencia puede depender de la capacidad de convencer.
Si la especie visitada no puede certificar un grado evolutivo suficiente, puede pasar de la categoría de especie inteligente la de alimaña prescindible; de ser humano a intruso y ahí señores míos, vienen los problemas.
Hemos construido un mundo basado en la queja, nos quejamos del vecino, nos quejamos del ayuntamiento, de la policía, del gobierno, de las empresas…
Vivimos una queja constante.
Pero no nos quejamos cuando esas empresas y los sindicatos que se supone nos representan “debaten” los convenios colectivos en los que comercian sin decoro alguno con el grado de salud que pueden destruirnos para hacerse más ricos.
Establecen el daño que pueden hacernos y firman las leyes que las empresas se van a pasar por el forro en los próximos cuatro años.
Todo con absoluta impunidad porque compramos sus productos y ponemos a mandar en nuestros gobiernos a sus amigos.
Así es nuestra civilización, si dejásemos de comprarles sus productos y pusiésemos a otros a gobernar, sería el caos y el fin del mundo.
Eso lo tenemos claro; lo sabemos, bueno, no lo sabemos, simplemente nos lo dicen ellos y nosotros nos lo creemos.
Tampoco nos quejamos cuando empresas constructoras destruyen hectáreas y más hectáreas de selva para construir carreteras que no necesitamos para ir a lugares a los que no precisamos ir.
extraterrestres_youtube_el_especialito.jpg_t670x470Lo llaman progreso, luego se llena de desposeídos, de gentes depauperadas tras la obra y ellos lo llaman delincuencia.
Esos malditos pobres que buscan un hogar para sus familias no tienen vergüenza y se empeñan en seguir viviendo pese a que la sociedad les conmina a que cedan en su empeño por subsistir.
Ni siquiera movemos un apéndice, la terminología; hay que cambiar la terminología, cuando destruyen nuestros entornos más próximos para construir casas que van a languidecer vacías porque no hay gente para llenarlas ni bolsillos que las paguen.
Lo que no hacemos es entender el estado real de las fuerzas hoy en día y es que la comprensión duele en tanto en cuanto nos convierte en culpables de todas y cada una de nuestras desgracias.
Queremos, ambicionamos, envidiamos el espíritu emprendedor de las nuevas estrellas empresariales del milenio y nos lamentamos por nuestra falta de preparación.
Puede ser cierto lo de la falta de preparación, aunque mi recomendación es no reconocer este punto frente a un ser insectoide de tres metros de altura con mandíbulas externas y abdomen pulsante.
Nada de reconocer falta de inteligencia, no sea que nos vean más como un piscolabis que como especie a contactar.
Nada de reconocer que somos idiotas porque somos los creadores de todos y cada uno de los servicios que nos “venden” esas supuestas nuevas empresas.
Nada de reconocer la estupidez inherente al hecho de que una empresa como Instagram se haga multimillonaria comerciando con nuestras propias fotos sin que eso nos reporte a los creadores del contenido un solo rédito.
Nada de reconocer que empresas como Google, Facebook, Twitter, etc… se hacen multimillonarias día a día haciendo lo mismo que Instagram, es decir, comerciando con nuestros pensamientos, con nuestras ocurrencias y vivencias sin que se dignen a tener un mínimo de gratitud hacia los creadores de sus contenidos.
Nada de reconocer que empresas en alza como Uber o Airbnb se están haciendo de oro puro alquilando tu coche y tu casa; si, ese coche y esa casa que el banco accionista de estas empresas te va a quitar en el momento en que no puedas pagar un par de cuotas por quedarte sin empleo.
Somos una sociedad infinitamente poderosa, la más poderosa de la historia.
Simplemente nos negamos a tomarnos la molestia de ejercer ese poder.
Estas empresas no son nada sin nosotros, si mañana cerrásemos nuestras cuentas, sus directivos acabarían suicidándose en masa porque en el mayor de los supuestos, son yuppies, empollones de mente frágil cuyo mérito único es el de darse cuenta de cuan imbéciles nos hemos hecho los humanos con el paso del tiempo.
Esto tampoco hemos de reconocerlo delante de una masa gelatinosa palpitante, no vaya a ser que nos convierta en emulsión gástrica y nos absorba.
A877_1024_35876Y aquí estamos, gastando tiempo y existencia canalizando nuestro potencial mental en buscar excusas a la dejadez.
Explicar de forma adecuada y con un cierto grado de convincencia que vamos a votar una y otra vez para que gobiernen nuestros destinos a los que nos roban, nos matan, nos golpean, nos envían a asesinar inocentes, dejan morir a nuestros seres queridos, mienten, corrompen y todo por dinero; puede ser lo que marque la diferencia entre estrechar un garfio peludo de forma amistosa o sentirlo rasgándonos el gaznate.
Explicar que hay empresas que no tienen inventario pero que comercian con nuestras cosas; que no tienen casas, pero que comercian con las nuestras; que no fabrican cámaras ni hacen fotos, pero que se forran con las que compramos y hacemos nosotros… bien podría salvarnos de que un ser de allende las galaxias nos clave un oviscapto en el hígado y nos deposite sus larvas dentro.
Un consejo amigos y amigas de lo desconocido.
No todo lo que parece un camarón, es un camarón.
No todo lo que huele a langostino es un langostino.
No todo lo que tiene pinzas como un bogavante debe terminar en una paella.
Que esas cosas se notan, que se nos ve en la cara y debe ser incómoda la situación para el visitante ese que viene en una nave inmensa armada con cañones láser del tamaño de Bilbao, seamos serios.
Yo, llegado el momento del contacto esto barajando dos opciones.
La primera es la más humana, matar sin preguntar.
La segunda es hacer como que no os veo y negar que os conozco como especie, jurar que estoy solo en el planeta y que tienen alucinaciones debidas a los gases atmosférica altamente contaminantes del planeta.

ESOS LUGARES…

Hay lugares que no existen.
Lugares que están en tus recuerdos.
Hay lugares que recuerdas.
Lugares en los que nunca has estado.
Pensar en las cosas que sabes sin saber.
Da un poco de miedo.
Pensar en las cosas que recuerdas sin recordar.

Hay lugares que no existen pero…
ScargotOK1
Diseño de Josetxo Mera
22/07/2016

BRASILIAN OFF

SDumont_Bull-640x360
Sólo hay diez países en el mundo que tienen capacidad para construir un superordenador, una bestia electrónica capaz de realizar miles de millones de operaciones por segundo.
Uno de ellos es Brasil, quien lo iba a decir.
Gracias a un acuerdo de colaboración técnica con Francia, Brasil logró materializar la adquisición de uno de estos supercomputadores de altísimo desempeño que permitirá desarrollar aplicaciones e implementar nuevas tecnologías aplicables a áreas estratégicas para el país como son por ejemplo la explotación y refinado de petróleo y gas; la educación, la investigación científica, biotecnología, medicina, las previsiones climáticas, evaluación de la geográfica y geológica del país, etc…
Y allí está el aparato en cuestión, en las instalaciones del Laboratorio Nacional de Computación pasando la mayor parte de su “vida” en standby y funcionando al mínimo de su capacidad durante cuatro horas al día debido al alto consumo energético que demanda.
Así son las cosas en este mundo donde los hombres tratamos de vivir, de crear cosas buenas para la humanidad.
Así son las cosas en este mundo donde el sistema humano, por su parte, actúa como una entidad antagónica al hombre, se encarga de destruir la obra de los hombres y de despreciar sus ideas.
Así es en todo el mundo, no solo en Brasil.
En algunas latitudes los gobiernos no son capaces de alcanzar la claridad de ideas necesaria para darse cuenta de que en un país líder en producción de gas y petróleo; un país con más horas de sol y con más potencia hidroeléctrica que nadie, hay que encontrar el modo de alimentar esa máquina.
No es tontería ni capricho, los gobiernos deben entender que es precisamente en estos casos en los que se marcan las diferencias.
En la dotación, en la disposición de medios y en el uso que se hace de ellos es donde países como, por ejemplo Japón, un país casi sin recursos, se lleva el premio gordo y se convierte en una super economía y donde países bendecidos por inmensos recursos naturales como Brasil se quedan atrás.
Brasil necesita quitarse complejos y tomar decisiones complejas.
Muchos años, demasiados, esclavizados a la fluctuación económica del sector primario, presas de los vaivenes provocados por las maniobras de las tras nacionales planetarias que devoran sus recursos.
Brasil está en el umbral previo, el de despertar a su realidad.
Puede darse cuenta de que el sistema de producción primario, minería; agricultura; pesca; etc… no es sostenible, que un día se acabará y no tendrán nada a lo que recurrir si no se apura en traer manufacturas, fábricas de productos terminados que consuman sus recursos naturales sin que una multinacional se los lleve fuera de su territorio.
Es el momento de invertir en futuro, de hacerse mayor y asaltar las esferas superiores de la producción:
Buscar tecnología, comprarla, traerla y entender de una vez que un ordenador como este no es un gasto insostenible, a contrario, debe generalizarse y no conformarse; asegurarse de que el trasto echa chispas y da frutos.
Y es que la tecnología, comprarla, copiarla, mejorarla; es la salvación de un país y debe ser aprovechada a su máxima potencia cada minuto de su existencia, no es cosa para olvidar.
Por el contrario, disponer del privilegio de un equipo como este y no poder usarlo, supone para la comunidad científica de un país una enorme frustración pues el mensaje suena alto y claro para ellos.
El mensaje es que aunque se apruebe la compra del aparato, este no va a ser operativo y que aunque se apruebe la dotación de medios, estos no van a llegar.
Pena de muerte para la ciencia, para el futuro y para la esperanza de crecer un país.
Pena.
unnamed
Há apenas dez países do mundo que têm a capacidade de construir um super computador, um animal eletrônico capaz de realizar bilhões de operações por segundo.
Um deles é o Brasil, que teria pensado nisso?
Graças a um acordo de colaboração técnica com a França, o Brasil conseguiu concretizar a aquisição de um destes super computadores do mais alto desempenho que irão desenvolver aplicativos e implantar novas tecnologias aplicáveis a áreas estratégicas para o país, como por exemplo, a exploração e refino de petróleo e gás; educação, investigação científica, biotecnologia, medicina, previsão do tempo, a avaliação da geografia e da geologia do país, etc …
E há o dispositivo em questão, nas instalações do Laboratório Nacional de Ciência da Computação, gastando a maior parte de sua “vida” em espera e funcionando com capacidade mínima de quatro horas por dia, devido à demanda de consumo de energia alta.
Assim são as coisas neste mundo onde os homens tentam viver, para criar coisas boas para a humanidade.
Assim são as coisas neste mundo onde o sistema humano, por sua vez, atua como uma entidade homem antagonista é responsável por destruir o trabalho de homens e desprezar as suas ideias.
Este é todo o mundo, não só no Brasil.
Em algumas latitudes os governos não são capazes de alcançar a clareza de idéias necessário perceber que um líder no país a produção de petróleo e gás; um país com mais sol e mais energia hidroelétrica do que ninguém, temos de encontrar uma maneira de alimentar a máquina.
Não é bobo ou capricho, os governos devem entender que é precisamente nestes casos em que as diferenças são marcadas.
Na prestação, o fornecimento de meios ea utilização que lhes é onde países como o Japão, um país com quase nenhum recurso, o grande prêmio e se torna um super-economia e onde os países abençoados com imensa recursos naturais como o Brasil são deixados para trás.
O Brasil precisa tirar complexos e tomar decisões complexas.

Muitos muitos anos, subjugados a flutuação econômica no setor primário, presas aos caprichos causados pelas manobras de transnacional planetária devorando seus recursos.
O Brasil está no limiar, antes de despertar para a realidade.
Brasil pode perceber que o sistema de produção primária, mineração; agricultura; pesca; etc … não é sustentável, que um dia vai acabar e não terá nada se não se apressar para trazer fabricação, fábricas acabados que consomem recursos naturais, sem uma multinacional para levá-los fora de seus produtos território.
É hora de investir no futuro, de crescer e de assalto as esferas mais altas de produção:
Pesquisar esta tecnologia, comprá-lo, trazê-lo e entender que um computador como este não é uma despesa insustentável, a contrario, deve ser generalizado e não se contentar; garantir que o aparelho funcione e de frutos.
E a tecnologia, comprá-lo, copiá-lo, melhorá-lo; É a salvação de um país e deve ser utilizado para a sua potência máxima a cada minuto de sua existência, não é nada para esquecer.
Pelo contrário, têm o privilégio de uma equipe como esta e não ser capaz de usá-lo, é para a comunidade científica de um país uma enorme frustração, porque a mensagem é alta e clara para eles.
A mensagem é que, embora a compra do dispositivo é aprovado, este não estará operacional e que, embora o fornecimento de instalações aprovadas, estes não vai chegar.
Pena de morte para a ciência, para o futuro e esperamos crescer um país.
Pena.