EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO


He aquí un nombre y un apellido dignos para recordar: James Harrison.
Son las señas de identidad del ser humano más importante y generoso de la humanidad.

Los números no mienten, ¿qué estado, país, nación o persona se puede jactar de haber salvado de primera mano, por sí mismo, a más de 2000000 de personas?.
No es una exageración decir que, para mi, leer unas breves líneas sobre este hombre ha sido un encuentro feliz.
James Harrison es Un australiano ya peinando canas, 74 veranos le adornan, de los cuales ha pasado 56 salvando las vidas de más de dos millones de bebés.
Gracias a una anomalía en la composición de su sangre, por sus venas discurren unos anticuerpos capaces de combatir y vencer a la enfermedad de “Rhesus”, una forma terrible de anemia que afecta a los recién nacidos cuando su sangre es incompatible con la de su madre.
Salvar a más de 2,2 millones de recién nacidos que, sin su sangre, hubieran fallecido le ha servido para ser llamado “El hombre con el brazo de oro”.
Su propia hija consiguió salvar a su hijo, nieto de Harrison, gracias a la sangre de su padre, por fortuna la naturaleza ha sido benévola con él.
Para que os hagáis a la idea de lo que vale el Premio Novel que le “regalaron” a Obama, es necesario que entendamos la situación antes del descubrimiento de las cualidades de la sangre de este hombre:
La enfermedad de Rhesus mataba a miles bebés al año en Australia.
Los recién nacidos que no fallecían por este mal, sufrían daños cerebrales irreversibles para toda la vida.
Cuando los médicos descubrieron que la sangre de Harrison neutralizaba este mal, comprobaron que el tratamiento era muy sencillo; se introduce la sangre de Harrison en la madre y en el bebé, el fluido vital con el anticuerpo detiene el desarrollo de la anemia con lo cual el bebé y su madre se salvan y tienen una vida normal, así de sencillo.
Harrison ha estado donando esperanza, vida y generosidad disueltos en su sangre cada pocas semanas desde los 18 años, esto suma 56 años y un total de 984 donaciones.

Y para saber de personas como estas, de héroes de verdad, has de irte a rincones casi invisibles de los diarios, has de arañar y rebuscar entre noticias de operaciones de pecho, infidelidades conyugales, goles estupendos, etc…

Uno, como padre, se lamenta, no sin cierta amargura, de que encontrar modelos para nuestros jóvenes sea tan difícil máxime cuando los hay tan bellos y de tal envergadura, de hecho no he podido encontrar una triste imagen de este hombre, esto a parte de ser lamentable, le da la grandeza del altruismo anónimo.

Anuncios

3 comentarios sobre “EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s