CIUDADANOS COMBATIENTES CABEZABOTES.


Eran pocos anormales oficiales y ahora se suman los aficionados. Es conocida en el mundo entero la afición de los yankis a demostrar al mundo que cuando se trata de crear energúmenos, descerebrados y gilipollas son la primera potencia mundial. La diferencia es que en la vieja Europa no pasan de eso, de gilipollas que vocean por la calle, idiotas a los que dos cervezas les hacen mostrar el imbécil que llevan dentro. El problema viene cuando un país de locos, con leyes de locos permite que esa recua de mulas pueda acudir al supermercado de la esquina y comprarse un fusil de asalto, una pistola automática y munición a placer. Porque si algo hemos conocido a lo largo de nuestra involución es que los canallas son simplemente eso, tontos con pistola. Como decía aquella canción de un grupo yanky “fight fire with fire”(combate el fuego con fuego), toda una declaración cultural que expresa en pocas palabras lo que es este componente profundo de la cultura yanky. Esta semana pasada nueve militantes de extrema derecha que pertenecían han sido detenidos en una operación del FBI en tres estados contra milicias y grupos cristianos fundamentalistas que al parecer no aceptan de buen grado la raza de su presidente ni el “aberrante clima optimista” que circula por sus ciudades. Al parecer estos angelitos que planeaban atentados contra policías y funcionarios públicos gozan de legitimidad, de connivencia refrendada en la propia Constitución, si es que crían cuervos y luego quieren que canten como ruiseñores. Pero estos elementos tan habituales en la fauna urbana estadounidense no tienen cerebro como para caminar sin tener que detenerse a pensar que pie toca echar adelante, necesitan una mente capaz de usar palabras de al menos tres sílabas para que piense por ellos y precisamente aquí es donde aparecen personajes oscuros como Sarah Palin que en su página de Facebook publicaba este escueto y claro “reload” (recarga), cuyo significado es volver a cargar un arma de fuego. No vamos a valorar si ella tenía o no segundas o terceras intenciones, pero que su feligresía es monodireccional e incapaz de ir más allá de lo literal, así que debería tener más cuidado, a no ser que sea precisamente eso lo que pretenda, provocar una matanza dentro de su propio país. Y es que armar y darle derecho al voto a una población en la que una cuarta parte de los votantes del Partido Republicano creen que Barack Obama es el Anticristo y que en un mitin de Palin en Nevada se ponen camisetas con la leyenda: “Devolvamos a Obama a Kenia” es todo un aviso para navegantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s