BIEN EMPLEADO.


Estoy de acuerdo de que al juez Baltasar Garzón le están intentando tumbar sus propios compañeros de profesión, los mediocres eclipsados por su relumbrón.
Está escarbando demasiado en las intenciones de aquellos que luchan contra las libertades individuales,
los que pretenden instaurar un régimen neofascista de aquellos de Misa y guardia civil con capa.
Nostálgicos de aquellos tiempos no muy lejanos en los que podían llenar un camión de seres humanos y asesinarlos en cualquier descampado. Los hijos de aquellos mandamases hoy ocupan asientos en partidos políticos que juran a los cuatro vientos que son demócratas constitucionalistas para acto seguido enviar a sus tropas a expulsar de sus casas y de sus empleos a ciudadanos indefensos. Pero en realidad esos tenebrosos personajes solo aprovechan de los resquicios legales que ellos, los jueces y entre ellos el mismísimo Garzón han dejado en las leyes con el único fin de engordar a los cerdos de la administración de justicia. Y de que existen esas fisuras Garzón tenía completo conocimiento, lo sabe perfectamente y creo que solo se acuerda de esto hoy, cuando el sistema legal del que se ha alimentado le estalla en la cara. Paradojas sociales que se mantienen abiertas para facilitar desmanes como el que hoy está ocurriendo en el barrio del Cabanyal en Valencia, dictámenes contradictorios para que el amigo propiciatorio se beneficie de uno u otro según convenga. Y lo saben, están al tanto de que la ley sirve a intereses que hoy te dan palmaditas en la espalda y mañana te clavan un puñal, y como lo sabía el señor Garzón, yo personalmente me alegro de su situación, ahí tiene usted la bestia que ha propiciado. Y si bien siento que le procesen, porque en este caso él tiene toda la razón, obligación moral y el apoyo de miles de personas, también es cierto que me alegro intensa y profundamente de que un juez de renombre se vea afectado por la mierda de ley, por esta injusticia a la que los simples mortales nos tenemos que enfrentar constantemente. Es posible, no lo creo, que una vez que un juez “vip” se ha visto perjudicado por la bestia que ha colaborado a alimentar, tomen medidas oportunas y se empiece a legislar para hacer leyes algo más justas, útiles y razonables. Lo siento mucho señor Garzón, pero usted se lo ha buscado, el fascismo fue horrible, no solo para España y los españoles, lo fue para todo el mundo, pero la corrupción y los abusos fomentados por leyes injustas no lo es menos, aplíquese el cuento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s