SEXO POR FAVORES.


El utilitarista, J. Bentham, creó para las cárceles Un diseño estructural que permitiría a un vigilante ver sin ser visto.
Esto permitió, a los vigilantes disponer de una mayor movilidad ya que ya no sería necesario estar todo el tiempo en sus puestos de control.
Además se buscaba y se consiguió que los reclusos tuvieran la sensación de vigilancia constante sin necesidad de ver a los guardianes realizar sus rondas constantemente.
Lo que no sospechaba Bentham es que el personal de prisiones iba a aprovechar esa beneficiosa “movilidad” para pasarse por la piedra o “beneficiarse” a la población reclusa femenina, traficar con drogas, tabaco y privilegios.
Y es que en toda manifestación de caradurismo ha de haber un funcionario o cien implicados, sino, es imposible que la cosa cunda.
Que se lo digan a Instituciones Penitenciarias que ha tenido que tomar cartas en el asuntillo que tenían montado los funcionarios de prisiones en Alcalá Meco destituyendo primero a las cabezas pensantes e investigando por fin hasta la portera.
Lo que se encontraron fue que 14 de estos eficientes y diligentes funcionarios obtenían sexo de las reclusas y ellos a cambio les hacían favores como dejarlas un teléfono móvil; suministrarlas droga o dar alcohol a las presas.
La cuestión es que al parecer estos tratos de favor a cambio de sexo eran habituales y asumidos con total normalidad dentro del centro, como una pauta más dentro del normal funcionamiento cotidiano en la prisión.
Y como siempre en lo más asqueroso de la condición humana, aún encontramos un paso más que dar hacia el vómito, aún se puede ser un poco más canalla.
Presos y funcionarios se han enzarzado todos contra todos en un ajuste de cuentas en el que aprovechando las investigaciones se tratan de tomar revanchas con acusaciones falsas cruzadas. Hasta los mismos funcionarios investigados están acusando a muchos más compañeros de las mismas conductas.
Prisiones ha cesado a los tres directivos alegando que son cargos de confianza en los que ya no se confía.
Seguro que si el señor Bentham se arrepiente de algo, es de no haber trabajado en Alcalá Meco cuando ideó su sistema liberador de vigilantes.
Hoy sería acusado de obtener sexo ilícitamente de reclusas, pero no le pasaría nada, porque esto es España y aquí se pondera la impunidad y el hijoperrismo institucionalizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s