TOROS Y SEXO CONSENTIDO.


¿Nunca os habéis preguntado por qué unas personas llegan a lo más alto y otras no?. En determinadas ocasiones, la razón es obvia, unas aptitudes excelentes, genialidad, arte, preparación, entrega, etc. Pero en un mundo lineal, en disciplinas tan puristas y cerradas como los desfiles de moda o las corridas de toros, ¿cómo se determina quién asciende al cielo y quién se queda en tierra?. Porque hay que ser sinceros, ni todas las modelos son Giselle Bundschen ni todos los toreros son El Juli. En ambos casos bajar al peldaño siguiente significa sumirse en un mundo homogéneo en el que tanto ellas como ellos viven sometidos al cliché, al cumplir sin más, a hacer un trabajo a tal nivel que cualquiera iniciado en el asunto puede acceder sin mayor problema. La respuesta o una de las respuestas puede estar y de hecho está, en las declaraciones del novillero Juan Carlos Torreño en un programa de televisión. Este elemento el viernes relató con pelos y señales los presuntos abusos sexuales que sufrió por parte de un famoso apoderado cuando quiso entrar en el mundo del toreo. En realidad viniendo de ese mundillo, me lo creo todo y a la vez no me creo nada, habrá que ver a este tipo rodando de programa lamentable en programa lamentable hasta ver en que se convierte, si en un tipo redimido o en un comebolsas sin oficio ni beneficio para hacer un juicio de valor. Aunque como los seres humanos no somos más que un manojo de prejuicios quiero hacer una reflexión. Muy afectado el amigo Torreño se pone a despotricar sin querer entrar en datos, ya sabéis, un apoderado del que no digo el nombre quiso tocarme la cosita en este pueblo que me callo, el día que no digoCon semejante despliegue lo primero que se me ocurre es decirle pues vete a tomar viento a donde yo te diga salado. Las cosas se denuncian en un juzgado y se dan los datos minimos obligatorios, ya saben, nombre, dirección, etc. Lo demás son pamplinas. El “denunciante” asegura que cuando intentaba zafarse del excitado apoderado, éste le respondió que era algo habitual y que tenía que acceder si quería triunfar, que había llevado a la fama a muchos toreros antes y que los que quieren llegar a celebridades han de pasar por el aro. Tras este despliegue de “valentía torera” en la que se cuida muy mucho de mencionar al denunciado, no pestañea al insinuar nombres de toreros famosos. A priori, a mi modo de ver, maestro Torreño, esta faena de usted es una porquería. Pero poniéndonos en lo peor, poniéndonos en que sea cierto. ¿Cómo habrían reaccionado los aludidos si el denunciante fuese una mujer?. ¿Habría denunciado el novillero al apoderado si este llega a ser un pivón de toma pan y moja?. Está visto que en este mundo para triunfar es más necesaria una gran falta de escrúpulos y un mínimo talento.
Para terminar unas últimas cuestiones que no tengo claras, ¿todos los apoderados son asi?, ¿no pudo este novillero meterle dos patadas en la boca al acosador e irse a otro apoderado?, ¿solo hay ese apoderado?.
España, sí te reconozco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s