ELRIC DE MELNIBONÉ.


Hay personajes desconocidos, sombríos, que orlados de esa seductora aura oscura emergen desde la locura hacia la luz con paso poderoso.
Son seres que habitan en el mundo de las sombras y que de vez en cuando asoman al mundo real a través de los ojos y las manos de unos pocos elegidos, esos a los que hemos acertado a llamar artistas.
Uno de estos artistas se llama Michael Moorcock, y su criatura de pesadilla se llama Elric de Melniboné.
La primera vez que vi a este ser de leyenda tardé unos minutos en comprender qué clase de héroe era este, máxime cuando apareció en un número especial de Conan el bárbaro y obviamente el contrapunto era atroz.
Comparado con aquella sanguinaria torre de músculos, Elric era un albino con una larga melena aún más blanca que su afilada tez, pero sus maneras, sus características inéditas para un guerrero en el género de “brujas y espadas” le daban algo especial.
Su silueta extremadamente delgada, incluso frágil, unida al color de su piel y cabello, sus ojos rojos de albino hacían de el una especie de espectro inquietante y al tiempo esa cadencia al hablar que le ha dado el autor le transforman en uno de esos buenos-malos, en uno de esos demonios que caminan dando bandazos entre uno y otro lado de la línea que separa el bien del mal.
Todo un seductor letal y profundo.
La vida de Elric VIII, 428º Emperador de Melniboné está escrita en una colección de ocho libros en la que aparece como un guerrero y brujo cuya complexión extremadamente débil es compensada por el uso de pociones mágicas que el mismo se prepara y toma.
También recibe el poder de sus enemigos abatidos gracias a su alianza con dos espadas mágicas:
“Stormbringer” Tormentosa o Portadora de Tormentas.
“Mournblade” Enlutada u Hoja de la Lamentación.
Pero es la primera de ellas, la espada Stormbringer la que al absorber el alma de sus enemigos refuerza la débil constitución del guerrero albino con la energía absorbida del moribundo.
Esto tiene un precio, de la espada mana una maléfica luz negra que avisa sobre su naturaleza, el arma es totalmente consciente y malévola.
Tiene una cierta independencia que a veces la permite actuar contra la propia voluntad de Elric causando la muerte de un inocente o un amigo.
Es el peaje que ha de pagar el débil por ser el eterno campeón.
Pero todo esto ciertamente no son más que anécdotas, en realidad Elric es un personaje grande, profundo y atrayente que una vez que te hipnotice con sus andanzas te enamorará.
No dejéis de leerlo, es muy bueno, los dibujos impresionantes.

Anuncios

Un comentario sobre “ELRIC DE MELNIBONÉ.

  1. Vale… me has convencido… ahora quiero leerlo… jejeje… ya lo hare, lo prometo y te comentare mi opinion…Como ya te dije antes, tu blog me gusta mucho, tus entradas son muy originales!!!Hasta pronto!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s