LA CARA DEL MONSTRUO.


Ella es el centro de mi obra, ella es un ser de otro mundo y a la vez tan de este como cualquier humano, un ente divino que deambula entre nuestros mundos, el de los sueños que tan esquivo como ella no es, y el de las cosas de la vida, el de las cosas que duelen y las que llenan de gozo nuestros corazones.
Pero con una salvedad, ella es la misma en ambos mundos, ella no duerme ni es víctima de pensamientos residuales de una mente cansada, ella es quien es más allá de límites y realidades; la misma a uno y otro lado de las líneas que separan lo que se ve de lo que se sueña.

Como podéis comprender dar forma a tal señora no estaba siendo tarea fácil, meterla en el hilo de los acontecimientos tampoco y explicar su naturaleza ya me estaba teniendo a mal traer.

Sí, es cierto, yo los rasgos básicos los tenía perfectamente ubicados, en mi cabeza había un retrato robot bien definido, pero no
conseguía darle a su rostro las imperfecciones y peculiaridades que le hiciesen único.
No se explicarlo, no conseguía ver lo que el dolor, la tristeza, la ira podían hacer con su alma ya que no encontraba el reflejo de tales emociones en una mirada.

Al escribir eso me dejaba vacío capítulo a capítulo, con esa sensación de haber dejado algo sin contar, sin descubrir.

Pero eso ha terminado, hoy encontré ese rostro, esa expresión perfecta que da una nueva dimensión al personaje, hoy he conseguido que ella tenga vida.

Podría decir que me siento grande, impresionante, increíblemente bien; pero no, nada de eso.

Nada ha cambiado, ella sigue siendo un ser terrible capaz de matar por placer, de amar y odiar a la misma persona, de darle su piel y a la vez condenarla a una agonía eterna.

Solo que ahora esa Némesis tiene un rostro, una voz, una sonrisa y sobre todo una mirada tan gélida y vacía que no quiero pensar en lo fácil que le sería a un ser humano ser ella; lo fácil que le resultaría a un ser humano caer en su trampa.

Pero si en algo me alegra es que ese personaje por fin es mío y que ahora de mi mano cometerá los actos más impuros, felonías inenarrables en mundos de pesadilla y sin embargo amará con la misma fuerza con la que odia y desprecia a sus enemigos, a los traidores.

Estoy feliz, mi relato ha tomado un giro inesperado y seductor.

Démosle a este demonio con cara de mujer la vida y la muerte que merece; el dolor y el placer; quizá sea benévolo con ella y le de paz.

Pero aún no, todavía debe cumplir una última misión, librar una última batalla contra los señores de la falacia, de las sombras, los que esclavizan a la humanidad en nombre del cielo, de su cielo.

Y creedme esta va a ser una batalla llena de pérdidas dolorosas, llena de besos falsos, de puñaladas y sueños tortuosos.

Ella está aquí y quiere guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s