SI LA ROCA DEVOLVIESE SUS MUERTOS.


Templo de Augusto bajo la Catedral de Tarragona; Templo a las musas bajo la catedral de Ascoli Piceno (Italia); Antiguo Recinto Sagrado de México-Tenochtitlan bajo la Catedral y Sagrario de Ciudad de México; Templo Romano de Cesáreaugusta bajo la Catedral de la Seo en Zaragoza…

Así podemos pasar horas describiendo grandes edificaciones del pasado histórico humano pisoteadas por la arrogancia de la iglesia a lo largo de los tiempos.
Un modo de actuar muy en la línea de los capones más recalcitrantes de las mafias del mundo, los sicilianos, los rusos, los vaticanos, todos tienen en común una idea práctica, un método infalible contra los errores y es “no dejar huellas y nada de testigos”.
El miedo y el poco convencimiento, la incredulidad y falsedad que ellos mismos atribuían a sus propios dogmas de fe, les llevaban a buscar el modo de borrar de la faz de la tierra cualquier opción, cualquier dato que pudiese sugerir que en otros tiempos existieron personas felices que vivieron otra cultura, otra fe, otro modo de entender la vida y que jamás necesitaron misericordia ni santidad alguna.
Se apropiaron de santos, festividades, culturas, etc… hasta darles la pátina de falsedad suficiente como para conseguir que los parroquianos olviden la realidad de lo que se está festejando, no hay alegría sin dolor, ni dolor sin penitencia; y la iglesia tiene de ambas cosas para dar y regalar.

Con los siempre molestos herejes, el método era bien sencillo, una hoguera un fueguito y a predicar al infierno; pero con los templos paganos la cosa debía ser bastante más complicada, ¿dónde meter esas bellísimas montañas de piedra?, muy sencillo, las derruímos y construimos cruces con ellas.
Templos en forma de cruz, con tejados en forma de cruz llenos de palos que forman cruces, cruces y más cruces.
¿Os habéis parado a pensar que si Cristo en vez de en la cruz hubiese muerto en el circo romano, personajes como Charly Rivel o los Hermanos Tonetti habrían sido papas, cardenales u obispos?.
Sinceramente, a mi dadme a todos los Tonetti del mundo y los soldados nazis reciclados os los metéis por donde más os duela.
Y es que en este siglo que estrenamos ya está bien de ese fundamentalismo puro y duro que ve cruces por doquier y que solo escucha las palabras de cristo, que necesita justificar su existencia en una entidad superior que “apriete pero que no ahogue” para a su vez, justificar lo injustificable..
¿Cuánto arte ha destruido la iglesia?, ¿cuánto conocimiento se ha perdido para siempre a causa de la locura cristiana?.
Las rocas, como el mar, devuelven sus muertos a la costa y hablan y responden a estas preguntas, la respuesta es “demasiados”, estos locos de la monocultura, del unipensamiento, de la obediencia suprema, de la anulación del sentimiento, del cuerpo y del alma humanos han estado machacando sistemáticamente al ser humano y a sus propias obras;

hoy lo sigue haciendo, en constante lucha contra leyes que hacen a los hombres libres, contra medicinas que curan, contra cosas que hacen felices al vulgo.
Y volviendo a los antiguos, ¿como explicar que hubo civilizaciones que vivieron de forma armónica, que disfrutaron de templos al conocimiento, al arte, a la belleza hasta que llegaron ellos con sus cruces en una mano y sus espadas en la otra?.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s