UNOS ZAPATOS MALOS.


Este es un mundo cruel del que a veces conviene evadirse, tanto es así que nos disponemos a buscar una vía de escape de este monstruo que se hunde poco a poco al que llamamos humanidad.

Nos recluimos en interminables lecturas, en demoledoras revelaciones filosóficas, en desafortunadas interpretaciones de los designios del destino sin comprender absolutamente nada; así que optamos por la opción más sencilla, que nos lo den hecho.
Como esta demostrado que en todas y cada una de esas decisiones nos equivocamos, y lo hice sin contemplaciones, sin paliativos.
Porque las lecturas interminables son tediosas y de ningún modo una reclusión, porque las revelaciones cuando son demoledoras suelen ser sesgadas y el infortunio no es más que la planta baja del ánimo de donde se sale simplemente mirando hacia arriba.
Pero yo esto no lo sabía, para mí este mundo se tornaba cada día más y más hostil y los hombres unos seres cada día más patéticos, llegué a no querer saber nada de la humanidad más allá de las paredes de mi cuarto y en cierto modo, el experimento resultó un éxito mientras no se vio desafiado.
Al primer ataque de optimismo, al primer atisbo de esperanza, mi estupendo mundo de tenues penumbras se fué al garete.
No estamos hechos para desconfiar, por eso nos pasan las cosas que nos pasan; no estamos hechos para el recelo; todo lo contrario, somos básicamente buenos, inocentes y por eso pienso que estamos siendo infectados por un estilo de vida que no es el nuestro, un modo de entender las cosas que nos es inculcado desde la más tierna infancia.

La maldad que se nos presupone, el egoísmo que se tiene por inherente al hombre, ¿dónde está en tiempos de desastre?.
En las peores circunstancias un hombre pone en peligro su vida por ayudar a otra, personas dan su sangre y partes de sí mismo para que otros vivan, ¿es esa la desidia humana?, ojala.
Dicen que somos malos, no, no lo somos, nos quieren hacer así y esa es la actividad que más tiempo les consume, la de hacer de nosotros la peor humanidad posible.
Miro las caras de aquellos que nos convencen de lo contrario y no veo más que imitaciones de personas, rostros de apariencia humana pero inexpresivos, absolutamente artificiales y fríos sin mirada, sin brillo; absortos en la retroalimentación de sus vacíos morales.
Estuve a punto de tragármelo, de creerlos y me vi imbuido de maldad, de traición y aprendí a sentirme culpable de cosas que ocurrían a miles de kilómetros de mi mundo, eso es la globalización, transformar la conciencia común de la humanidad en un arma arrojadiza, en un reproche latente y cada vez más profundo.
Mueren niñas en China, culpable; se contamina el mar, culpable; se agotan los recursos, culpable.
Culpable, culpable, culpable.
Y al final casi lo lograron hasta que me pregunté ¿y que ostias puedo hacer yo?.
Nada, absolutamente nada, te hacen creer que tienes poder para mover una montaña para hacerte

culpable de no utilizarlo para hacer bien, pero realmente eres un mosquito en un nido de golondrinas.
Y un día desconecté, me fui.
La vida me dijo que soñaba que me iba, que abandonaba, que me rendía y le daba la espalda para siempre, que simplemente desaparecía.
Vi la pena en sus ojos, un adiós de mentira que de alguna manera en mi corazón quemaba y el dolor en su cara convirtió en piedra mi alma.
Tomé su cara blanca entre mis manos y recurrí a todas mis fuerzas para articular las palabras, sentimientos inconexos de un suicida fracasado.
Con la piel de tus sueños me voy a hacer unos zapatos malos, unos zapatos de punta estrecha que aprieten con fuerza mis pies.
Unos zapatos tan malos que sus costuras se clavarán en mi piel y lacerarán mis pies hasta el punto de no dejarme dar un paso si con eso te sientes aliviada. _Respondí_.
Pero no me respondió.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s