TIEMPO AL TIEMPO.


Vive con desazón cultivada en el andar, con tristeza de invernadero impregnando su semblante ya nada es natural,

nada hay de cierto cuando se camina en círculos, cuando solo puedes vagar como un furtivo atrapado en rondas nocturnas por los barrios más peligrosos del puerto.
Es un pensamiento perdido lo que le empuja suave y firme, es el arrepentido momento de una edad rabiosa en la que cada día pierde la vida porque sabe que su resignación no es para él mas que la pantomima con la que oculta su inevitable suicidio cotidiano.
Un rastro de cuentas cristalinas deja tras de sí, un reguero de recuerdos que le despiertan la memoria, que le recuerdan que hubo una vez un tiempo, en que había tiempo para perder el tiempo y que aún así… llegaba siempre a tiempo.
Llegaba a tiempo para olvidar que es por la tarde llegó a tiempo para verla besarse con otro; llegó a tiempo para verlos tomar un trago, para ver que aún tuvieron tiempo para un verso, tiempo para una palabra inapropiada; el pensó… tiempo al tiempo.
Aspirando aire a largos tragos contaba las monedas de sus bolsillos,

escudriñaba las costuras por si acaso alguna se escondía, maldita cobarde rastrera sal de tu escondrijo.
Pero no, ni un solo níquel pesaba en sus pantalones y la cuestión es que le vendría muy bien un trago, uno o mil; solo quería olvidar, no tenía alma para más.
Bueno, con un poco de suerte quizá el príncipe de las tinieblas, el mismísimo Satanás le diese una buena cifra por ella, todo era intentarlo.
Durante las siguientes cinco vueltas repitió a voz en grito, para sus adentros que quería hacer un trato con el diablo, que le vendía su alma por menos de treinta monedas, precio de saldo.
Ni por esas, el tipo se reía de su suerte, el día en que vendería su alma a cualquier precio, va el maldito lucifer con cara de circunstancias y le dice que no hay trato, que en el infierno sobran almas,

que antes con ellas hacían petróleo, o es que pensabais que nacía en la tierra por generación espontánea, dijo el maldito; pero que ahora con el lío de las renovables ya no es rentable, así que se han pasado al sector servicios; masaje y spa a precios especiales para grupos y empresas.
Ya ni se lamenta, se parte de risa, no tiene prisa y las risas están carísimas así que viendo lo visto y que la historia de la Historia es siempre la misma historia, el tipo se dice a sí mismo que va a ver si por casualidad este mundo loco tiene algo diferente que ofrecer, algún camino escondido en la maleza, un vericueto secreto que le lleve a un sitio en el que por fin alguien descubra que los molinos no son en realidad molinos, sino gigantes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s