AHORA TOCA PERDER.


Deporte, que poderosa palabra, reminiscencias de un pasado guerrero, o al menos eso dicen.
Tanto es así que os aseguro que tengo amigos que han perdido a sus parejas por mastuerzos, por preferir un partido de fútbol a pasar una tarde con su chica.
Y no me refiero a un super partido, una final, un choque de máxima rivalidad de los que hacen afición que eso quizá se podría comprender e incluso arreglar llegando a un acuerdo con ella, pero no, este era retonto perdido.
Le gustaba el fútbol, el ciclismo, las motos de carreras, los rallies, la fórmula 1, todo.
Así que una vez que el membrillo se fue a freír churros, su exchica se lió con otro tipo que resultó ser futbolista, así que a la criatura le salió la jugada estupendamente, se aburría, pero ahora había dinerito por medio.
Que poder tiene el deporte como llega a entontecer a los hombres y cada día más también a las mujeres.
Y este problema tiene todos los visos de ir a peor, de transformarse en drama social.
Campeonato de lo que sea que se organice y llega un español y gana; fútbol europeo, fútbol mundial, motos, coches, tenis…
Eso no hay amor por sincero que sea que lo resista, así que en los bajos fondos deportivos, se han dado reuniones al más alto nivel para que esos españolitos de las narices dejen de ganar trofeos.
Las asociaciones deportivas de otros países y la asociación de novias abandonadas de España se han puesto de acuerdo en financiar la “Operación Macho Ibérico”.
Tras exhaustivos estudios del perfil psicológico español, han llegado a diseñar su arma definitiva, un ardid capaz de romper a distancia la concentración de nuestros dioses del olimpo hasta hacerles perder en todas las competiciones.
Allí donde un español se esté jugando un triunfo, un campeonato, un trofeo; allí estará la alianza deportivo-conyugal para dar al traste con sus aspiraciones haciendo uso de su arma secreta.
La animadora de turno marcando tipo y lo que no es tipo, esas chicas que hacen movimientos imposibles en los intermedios con unas prendas que no tapan nada, simplemente lo cambian de color, no se si me explico.
De este modo, los gañanes patrios escucharán la llamada de su entrepierna y no darán una derecha.
Con las mallas apretadas de estas chicas infernales terminarán las glorias patrias del deporte español y con eso los parques volverán a llenarse de enamorados, los cines de parejas haciendo bricolaje en las filas de más atrás, las maternidades volverán a hervir de vida…
Todo será hermoso cuando España pierda y cuando los españoles pasen del deporte.
Ojito.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s