EL SÍNDROME DE KORO.


Si vosotros espíritus inquietos viajáis en alguna ocasión a China, observad atentamente a sus gentes; suelen ser personas amables y sonrientes.
Puede ocurrir que los haya retrógrados, antipáticos e incluso desagradables; pero no es lo más usual; por norma general, como he dicho, suelen ser agradables.
Pero si un día vais con vuestra guía en el bolsillo descubriendo las calles de una ciudad cualquiera de China y veis a un señor con un gesto verdaderamente compungido con los ojos abiertos de par en par aterrorizados mirándose la entrepierna, no os asustéis, no es un salido buscando la bragueta para bajársela, o sí; no es un obseso sexual, o quizá.
Seguramente tenéis delante vuestro a un hombre que padece uno de los males más dolorosos psíquicamente del mundo; la enfermedad mental de origen cultural más jorobona del planeta Tierra.
Es un tipo de trastorno mental que sólo se da en la China y que me cuesta mucho que semejante cosa sea producida por la naturaleza sin intervención ninguna del homo no tan sapiens.
Lo que el pobre desgraciado esta mirando en sus pantalones, es su paquete.
Vale, tenéis razón, dicho así suena a pirado salido a punto de dar un recital público de bricolaje, pero no, no es el caso, qué más quisiera él.
Al pobre desgraciado su cerebro le está diciendo que su pene, polla,, minga, minina, cipote, zurriago, hermanito del alma, etc… se va reduciendo progresivamente, sí habéis leído bien, el puede ver como ante sus ojos su tesorito pasa de salchichón a franckfout, de ahí a fideguá, después fideíto, granito agujerito y puede llegar hasta a verlo invaginarse (tomar aspecto de vagina) en su abdomen; momento en el que es presa del pánico pues culturalmente se piensa que puede causar la muerte.
Esta patología a veces viene de regalo con una profunda depresión, aunque en la mayoría de los casos, el único mal del paciente es ver como su cosita se va para sus adentros.
Este mal que se llama “Síndrome de Koro” lleva al paciente a tal estado de ansiedad y pánico que es capaz de llegar a cualquier extremo con tal de detener esa retracción de su miembro,  acupuntura, como pesos colgantes y otras burradas por el estilo de las que incluso no enfermos de Koro hacen cumplido uso.
Y a las mujeres que seguro que se están riendo, decirles que también les afecta, ellas ven como su vulva desaparece entre sus piernas enclavándose en su vientre, e incluso sus pezones.
La sensación de dolor es real y la desesperación inducida por este mal puede ser mortal.
 Consejo:
Nunca os miréis la pilila al salir del agua en el Mar de China, Por lo que pudiera pasar.
Anuncios

16 comentarios sobre “EL SÍNDROME DE KORO.

  1. >Èse tipo de enfermedades extrañas, regularmente son producto de sociedades o países cerrados en sí mismos, como el caso de China, como algunas enfermedades de los judíos, etc. por eso es buena la diversidad.

  2. >siii los asiaticos tienen el pene mas pequeño del mundo y los negros lo tienen mas grande que todos en el mundo. los chilenos y demas se encuentran en el medio de estos. en la mayoria de los casos es asi…

  3. >considero que es relativamente cultural ellos estan acostumbrados a comer cualquier animal un documental que vi sobre una lagartija que ya no necesita un macho para reproducirse y que el hombre iba a quedar igual las mujeres ya no necesitaran el hombre para tener hijos

  4. >Tu a tus trece años lo único que tienes bien grande es la lengua.No olvides que toquetarse la minina es pecado y que para hacerse una idea real del tamaño, lo que nunca debes hacer es compararla con la de niños de doce años.Un saludo pilila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s