>TRES FRENTES ANTICRISIS


>

Pues parece ser cierto que lo que está hundiendo este país no es más que la maldita y desagradecida clase obrera que en su desfachatez desmedida, pretende recibir servicios sociales por la miseria que aporta periódicamente por todas y cada una de las actividades que realiza.
Esa parva de facinerosos, privilegiados con un trabajo cotidiano, que en vez de dar gracias a Dios y a su Presidente por tener una ocupación en la que gastar su inútil tiempo, pretenden una remuneración suficiente para llegar bien vestido, bien alimentado y bien equipado a final de mes.
Malditos egoístas.

Ya lo dice ese santo varón, ese prócer de la economía española, ni más ni menos que nuestro admirado as la par que adorado Gobernador del Banco de España; la única solución para España está en tres pasos muy simples que nosotros nos negamos a realizar.
Y es que siempre hemos sido egoístas, insolidarios y traidores a la Nación.
El primer paso es un severo y doloroso recorte del gasto público, porque si el Estado se gasta el dinero en parados, jubilados, necesitados, enfermos, cultura, etc; no les va a llegar para sufragar los más de 12000 millones de euros que el Estado ya ha prestado a cajas de ahorro para efectuar su rescate.

Seguro que algún insolidario “menosquemileurista” está con la ceja levantada pensando en cómo van a utilizar bancos y cajas esos fondos públicos y cómo y cuándo los van a devolver.
Pues mira mi inconsciente amigo, comprando sucursales en el extranjero para grandeza y orgullo de la banca de la patria; y en cuanto a su devolución, para eso están las fusiones, quiebras, levantamientos, caídas y demás técnicas económico-festivas que los profanos desconocemos.


En definitiva, que sí, que ya están devueltas esas perras.
Si con este primer punto no se ha desatado la euforia ni se ha abierto el cava en sincera celebración de nuestra pronta recuperación es que sois unos antipatriotas redomados; pero aún así nuestros amados gobernantes han ideado un segundo frente de actuación para que ya no nos quepa la más mínima duda sobre sus honrosas intenciones.

Este segundo paso es el de el retraso de la edad de jubilación y es que su bondad les lleva hasta cuidar de nuestra autoestima.
¿Qué será de nuestro amor propio cuando ya no seamos productivos?, es por eso que en su amor infinito hacia la clase obrera, han tomado la dura decisión de prejubilar a más de 15000 trabajadores de cajas de ahorro para dejar sitio a otros  trabajadores.
 
Eso señores es solidaridad, es compartir y no lo vuestro vagos, que sois unos vagos; ellos cediendo sus puestos de trabajo con unas enormes prejubilaciones para que baje el paro y vosotros a lo vuestro, nada más que mirando lo que les van a dar de prejubilación.
Pues entended envidiosos que esos santos, esos generosos deben tener algún tipo de satisfacción por su gesto altruista.
¿Qué son unos pocos años de trabajo más en la obra, en la mina, en el horno comparado con el sacrificio de dejar vacante un puesto de oficina con pluses y sin sufrir la intemperie cobrando sus pensiones íntegras 10 años que el resto de los trabajadores?.

Definitivamente nos merecemos todo menos el amor de estos colmados de bondades. 
Y ya en el paroxismo de su amor paternal hacia nosotros, afecto que nosotros les devolvemos en forma de desconfianza y acusaciones infundadas, aún así, idean una tercera medida para ya asegurar nuestro futuro definitivamente:
La moderación salarial; y aquí es dónde ya me tengo que descubrir ante el corazón de este pobre desgraciado, este colmado de virtudes que con un sueldo de 165000€/año ha comprendido que el mal más acuciante de nuestro país es, una vez más, la clase obrera que quiere vivir por encima de sus posibilidades y eso que tienen un mareante sueldo base de más de 600€/mes, una barbaridad.
Es por eso que este bonachón personaje se ha autoimpuesto el castigo de asumir el gasto de todo ese dinero, porque él se sacrifica por nosotros, porque alguien debe sacar todo ese dinero al mercado sin contaminar el espíritu de la clase obrera.

Y es que ya lo dijeron aquellos ilustrados, aquellas fuentes de sabiduría de la Revolución Francesa “El poder para el pueblo, pero sin el pueblo”.
Menos mal que nuestras vidas están en buenas y bondadosas manos.
Fdo.: “El tonto del pueblo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s