>LA GRAN TRAICIÓN SINDICALISTA.


>Hicieron su “Huelga General”, su puñetazo en la mesa, querían entrar en el reparto y mostraron sus argumentos a aquellos que osaron imaginar que iban a permitir ser apartados del negocio político; y los mostraron con contundencia.
Está bien, en La Moncloa captaron el mensaje alto y claro, la familia sindicalista tenía poder, había que negociar y hacer sitio en la mesa, faltaban tajadas por cortar del pastel.
 Un tasador enviado por el gobierno valoró el precio de su silencio, después la mecánica es infalible por su simplicidad; se paga lo convenido y aquí no se mueve nadie; una vez abonada la cantidad los sindicatos mayoritarios CC.OO y U.G.T se desmarcan de la lucha obrera y todas esas personas que una y mil veces salieron a la calle respondiendo a su llamada, todos esos trabajadores que les han encumbrado como referente social, una vez más, son vilmente estafados, traicionados. 
Se veía venir que aquello no era más que una recapitulación, una renegociación de precios; y para ello solo necesitaban contar el número de reses que eran capaces de movilizar en un a jornada de huelga. 
Las reses obedecieron, se dejaron engañar, llenaron las calles de colores, de enseñas, de soflamas y de gritos; el clamor popular estaba sobre la mesa. 
Todos los que siguieron la llamada de sus representantes, una vez contabilizados y marcados, dejaron de tener el más mínimo interés para los “camaradas sindicalistas”.
Grandes nombres les adornan, “Comisiones Obreras”, “Unión General de Trabajadores” en definitiva submarinos del partido que gobierne, sea del color político que sea; asociaciones financiadas y compradas paradójicamente, con dinero público, con los fondos que día a día, paso a paso nos sustraen por todas y cada una de las operaciones que realicemos con o sin dinero, con o sin nuestro dinero.
Como muestra un botón.
 
El gobierno quiere que se compute la casi totalidad de la vida laboral del trabajador para calcular el subsidio de jubilación, ellos van y lo firman.
El gobierno quiere abaratar los costos del despido de los trabajadores fijos, ellos van y lo firman.

El gobierno quiere retrasar la edad de jubilación a los 67 años, y aquí es donde la burla, la traición de los sindicatos al obrero se hacen más sangrantes. 
Como si se tratase del fruto de una lucha sin parangón en la historia del sindicalismo mundial, salen sacando pecho y aseguran a voz en grito que no es necesario, que eso no lo firmarán.
Y es cierto, no lo firmaron.
¿Para qué van a firmar dos años más de vida laboral cuando pueden firmar siete más de trabajo efectivo?.
 
Porque eso es lo que han hecho los camaradas sindicalistas, los señores de CC.OO y UGT, ni más ni menos que hacer que dónde antes eran necesarios 30 años de trabajo efectivo ahora hagan falta 37. 
Solo tenéis que echar un vistazo, antes de vendernos, solo necesitábamos tener 65 años y para cobrar el 100% de la jubilación haber cotizado 30 años, ahora son 37.
¿Aún se pregunta alguien por qué no acuden a la huelga del 27 de enero?, muy sencillo, no acuden porque simplemente están del otro lado, siempre lo estuvieron.
Ahora preocupado me pregunto en las barbaridades que nos acechan, en los abusos que se cometerán sobre nosotros para perpetuar este sistema.
Y es que España no es Europa ni tampoco un país árabe; españa como dice su nombre es una “tierra de conejos” cobardes, inmovilistas y conformistas.
Presa fácil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s