>¿A QUIÉN VOTAR?


>Este es un tema que llenaría mil páginas de este blog.
A quién votar, qué queremos de un gobierno, preguntas y más preguntas; todas respuestas con eufemismos y ambigüedades.
Ellos dan por seguro que saben perfectamente lo que queremos, lo que no entienden es que hace décadas que votamos a lo menos malo, no a lo mejor.
Lo mejor sería un partido que hablase de cosas importantes, que tuvieran por amigos a los hombres y mujeres que comportan su nación, no a empresas que les rasquen las espaldas y les llenen los bolsillos.

Hay tres cosas que pertenecen a un país; tres cosas que jamás deben caer en manos privadas ya que esclavizan a los gobiernos y por lo tanto al pueblo.
_El dinero:
La riqueza que un país es capaz de generar ha de pertenecer al mismo.
Poner esto en manos de la banca privada no ha traído más que miseria, guerras, hambre y tragedia a la humanidad.
Poner la capacidad de adquirir alimentos, ropa, estudios, cultura en manos de personas que carecen del más mínimo escrúpulo, que parasitan al país amasando voraces más y más poder sin aportar nada positivo al conjunto de la nación; es un suicidio, un genocidio lento y sordo que genera miseria sobre capas de miseria.
_La energía:
Es un bien de primera necesidad.
Los seres humanos que pueblan un Estado mueren de hambre, mueren de frío y mueren en rincones oscuros.
La energía ha de ser un servicio público, cubierto por empresa publica.
Corresponde a las infraestructuras del Estado surtir de energía a la población, a la industria, a los hospitales y no empeñar este funcionamiento a los intereses de personas vinculadas muy estrechamente, a los que ansían dominar el dinero, en ocasiones son las mismas.
_El agua:
La gran olvidada; no corresponde a la rentabilidad económica de unos pocos la decisión de surtir de agua o no a una familia; mucho menos a millones de ellas.
Como tampoco corresponde a un país surtir de agua a lujosas instalaciones elitistas en detrimento de los servicios básicos de terceros.
El agua ha de llegar a todos los hogares con una calidad óptima para su consumo y esto ha de darse de modo ineludible bajo la tutela exclusiva del Estado, no de empresas afines al partido de turno con ánimo de lucro y que en la mayoría de los casos hacen Holdings con las que monopolizan el dinero y la energía.
El estado ha de garantizar la dignidad y la consecución de garantías de una vida humana a las personas y ha de hacerlo con eficiencia.
Tanto el dinero, como la energía y el agua son nuestros, del pueblo.
No les pertenecen y de ningún modo pueden venderlo, alquilarlo o darlo en usufructo ya que no son sus dueños.
Las crisis no se superan con dinero y más dinero a las arcas de los que estrangulan al país; las crisis se superan con sentido común, con actos cargados de razón y con valentía.
Ese es el mensaje que ha de dar un partido político que de verdad quiera hacer algo positivo por este país.
Ha de decir que va a librarnos de parásitos y de corruptos; que va a pedir responsabilidades a políticos facinerosos y que los va a meter en la cárcel; que los va a desposeer de sus bienes y los va a devolver al estado que es su verdadero dueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s