>MUJERES Y ORGASMOS.


>Como conmemoración del día de la mujer, quiero aportar mi granito de arena hablando de algo que aunque muchos desconocen, hoy se sabe que existe:
el orgasmo femenino.
Fue necesario ponerse a estudiar el asunto a fondo, porque hasta no hace demasiado tiempo, hasta finales de los sesenta muchos científicos y doctores discutían y negaban el hecho de que una mujer pudiera poner los ojitos en blanco, o sea, tener un orgasmo sólo por placer.
Es muy de suponer que serían “científicos” con comillas, ya sabemos el daño que el Creacionismo ha hecho a la cultura en el mundo y a lo largo de la historia.
Así que una vez descubierto el milagro del orgasmo femenino; a aquellos hombres y a muchos de hoy en día, sólo les quedaba intentar comprender su naturaleza y los cauces hasta llegar a él.
Y por fin hoy, medio siglo después de su aceptación los científicos han conseguido dar con alguno de los acontecimientos qué se suceden en el cerebro femenino cuando alcanzan el clímax sexual.
El primer hallazgo es una buena, más que buena noticia; pues han descubierto que en el orgasmo, el sistema nervioso femenino deja de sentir dolor y se centra en sentir solamente placer.
Esto puede ser el fin de la excusa más ancestral y manida de la historia de la cultura social femenina; la jaqueca ha muerto científicamente.
Al parecer, también se activan unas treinta partes del cerebro que ellas ni sabían que tenían, incluyendo, además, el centro que rige la emoción, el tacto, el juego, la satisfacción y la memoria.
Con lo cual otra respuesta universal femenina para negarse a tener sexo con su pareja queda derrotada también; el “mal cuerpo” descartado también.
Todos estos datos fueron obtenidos mientras unas chicas accedían al legendario orgasmo estimulándose a sí mismas mientras descansaban dentro de una cabina de Imagen por Resonancia Magnética (IRM).
Tardaron entre cinco y veinte minutos en alcanzarlo y durante ese instante se activaron varias zonas cerebrales:
Primero antes de llegar, saltaron las alarmas en las zonas que se activan cuando comemos o bebemos.
Después, cuando alcanzaron el orgasmo, se volvieron locos los sensores en algunas terminaciones sensibles al tacto.
En pleno orgasmo, se activaron los puntos de la corteza cerebral responsables de la emoción.
Y por último el hipotálamo se descontroló bombardeando sus cuerpos con sensaciones como temperatura, hambre, sed o cansancio y para desgracia masculina, se hace especialmente activa la zona de la memoria.
Chicos, ellas además de tener orgasmos, ¡los recuerdan!; es, es, es aterrador.
Así que remitiéndonos a las pruebas, ellas tienen orgasmos, disfrutan con el sexo y cuando ponen excusas simplemente te están rechazando con delicadeza.
Así que pedazo de animal, si ella dice no, ponga la excusa que ponga, ¡es que no!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s