>DEMOCRACIA EGIPCIA Y MUJERES TORTURADAS


>Ya decía yo que el clamor popular por la libertad en Egipto tenía trampa.
No hacía más que recordar al Irak de Sadam Husseim y al Irak de la ocupación Anglo-Americana.
Recuerdo las mentiras, las armas de destrucción masiva que no existían, la amenaza para el mundo libre que no era tal y el ejército liberador que con la brutalidad de sus actos dejaron al depuesto y ejecutado Sadam al lado de la razón.
Y ahora miro hacia Egipto y veo que la historia se repite.

Veo como tratan los “demócratas” egipcios a sus mujeres y una vez más me doy cuenta de que el dictador expulsado era su mal menor, veo que la bestia está en su cultura, en sus hombres, en cada milímetro cuadrado de la superficie de su tierra.
Debéis reconocer que el silencio y la serenidad de los militares resultaba cuanto menos sospechosa, y he aquí que cuando se han decidido a decir “aquí estoy yo” lo han hecho alto y claro.
Machacaron a golpes a los manifestantes y detuvieron a dieciocho mujeres.
Os voy a contar lo que la recién estrenada democracia egipcia hace con ellas, con las mujeres que hablan, con las que opinan, con las que protestan.
Golpes, descargas eléctricas, humillantes registros corporales, vejaciones con ellas sin ropa mientras soldados varones las fotografían, y por último, la aberración humana llevada a su paroxismo: las “pruebas de virginidad”.
Estas no son otra cosa que una forma de tortura consistente en obligar a las mujeres a someterse a unas pruebas médicas que certifiquen no haber yacido con hombre alguno.
En el caso de que la prueba de negativo, será acusada de prostitución y todos sabemos lo que acontece en los fascismos teocráticos con las mujeres acusadas con tal pecado.
La finalidad real es degradar a las mujeres por el hecho de ser mujeres, eso es Alá, eso es el Islam, eso es la democracia egipcia.
Y así mientras la hermosa libertad se va abriendo camino en las tierras faraónicas, las mujeres, las jóvenes y las niñas son desposeídas, como siempre, del poder de expresar sus opiniones sin ser detenidas y torturadas.
Las democráticas autoridades egipcias que deben detener el terrible y degradante trato infligido a las mujeres, se limita a ponerlas ante tribunales militares con un aterrador historial de juicios injustos sin derecho de apelación.
Y yo que soy muy tonto y que no tengo ni idea de la política de altos vuelos, me hago una pregunta casi tan tonta como yo, sino más aún.

¿Por qué no enviamos un convoy de autobuses, protegido por tanques, soldados, cazas y helicópteros, a rescatar a esas mujeres con los papeles de asilo político por delante y las salvamos de esos monstruos con turbante?.
¿No dicen que quieren ayudar a la democracia? pues no creo que haya mejor opción que librar a los egipcios de esas mujeres a las que odian ni mejor solución que ayudar, pero de verdad, a esas mujeres a tener unas vidas dignas.
España dice que tiene un protocolo para estos supuestos, en concreto para proteger a las mujeres de dramas como este.
Lo que pasa es que no lo generaliza, no sea que se lo pidan, que una cosa es la foto y otra cumplir la palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s