NOS VAMOS A HACER DAÑO


Hola, soy un quitamiedos cualquiera de los que descansamos pacientes a los lados de cualquier carretera española, esperando nuestro minuto de fama, esperando nuestro ramo de flores.
Aunque me veis aquí reluciente, no soy nuevo como aquel tramo tres kilómetros arriba, soy uno de los pocos originales que quedan en este trazado y ni aquel ni yo hemos cambiado, somos idénticos a aquellos pioneros que tantas vidas han robado de las cunetas españolas.
Muchas miradas de reojo llenas de maldiciones han resbalado por mi superficie, tantas como las que le han resbalado al que me ubicó aquí.
Así que un respeto a las canas,llevo ni más ni menos que la friolera de cuarenta años aquí colocado soportando mil inclemencias meteorológicas, camioneros dormidos, conductores borrachos y nunca he faltado a mi cita con el verano.
He permanecido aquí amputando miembros a motoristas sin que a ningún chupatintas se le ocurra ni por lo más remoto variar un solo milímetro de mi perfecto diseño a lo largo de más de cuatro décadas.
Mi diseño es perfecto, firmemente afianzado al firme de la calzada por poderosos espirros de acero y viguetas de “Doble T”, fabricadas en hierro galvanizado, capaces de descuartizar a un hombre lanzado contra mis aristas sin inmutarme lo más mínimo por muy pertrechados que venga con su casco, botas y traje de kevlar.
Por si esto no fuesen suficientes argumentos para creer en mi capacidad homicida, también estoy provisto de una placa longitudinal separada del suelo por un hueco perfectamente dimensionado y unas curvaturas que no hacen sino acentuar mis aristas cortantes como cuchillos.
Es precisamente la parte más mortífera de mi concepción ya que se encuentra dispuesta de modo que los miembros puedan quedar atrapados entre ellas.

Estas aristas metálicas vienen a ser como dos potentes cuchillas afiladas, como las poderosas mandíbulas de una mala bestia capaz de desmembrar a un humano en fracciones de segundo, pero, eso sí, de kilómetros de longitud.

He visto desaparecer a muchos viejos amigos y llegar a otros.
Las viejas tachuelas en las que los automóviles se dejaban los amortiguadores y más de un motorista los dientes, donde los vehículos de cuatro ruedas veían castigadas sin compasión las ruedas y las llantas.
Eran divertidas y eficaces las tachuelas, pero por lo visto mataban pocos humanos y una vez conocidas, eran fáciles de evitar.
Así que pronto se vieron desplazadas por los pasos de peatones sobredimensionados que destrozan los bajos de los coches y hacen salir volando automóviles y motocicletas.
Las bandas sonoras han dejado paso a una legión de sensores llamados “Radar” que prefieren la discreción y el cobro a la disuasión de tiempos pretéritos.
Y mientras que todo en el mundo se renueva, mientras que todo cambia, las cosas que funcionan perduran; como yo,
que sigo aquí, esperando mi turno; impasible.
Tengo tiempo para reflexionar, para contar las puestas de sol, para lamer las heridas que algún vehículo de cuatro ruedas deja en mi cuerpo, pero al final, todo llega.

Los primeros motoristas del año van llegando, al principio son unos pocos los que se deslizan sobre el asfalto tímidamente, pronto será el atronador sonido de las grandes bandadas de amigos en motocicleta el que deleitará el ánimo de este humilde quitamiedos.

De todos ellos uno o quizá dos terminarán su ruta empotrados e incrustados entre mis fauces.
Pero voy a confesaros una cosa, yo lo que quiero es terminar de adorno en un local de copas progre, ya estoy harto de esta vida perra de verdugo accidental.
Creo que ha llegado el momento de que dejéis de gastaros el dinero en idioteces de cambiar la velocidad nominal a las señales de tráfico en un solo día para empezar a cobrar a la voz de ya, y poner otra cosa en las cunetas que proteja sin matar, que nos vamos a hacer daño y vosotros ya no engañáis a nadie.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s