¿ACEPTAS?


Solo espero que llegue la lluvia, debo parecer idiota aquí mirando al cielo con los brazos y la boca abiertos de par en par.
Una sonrisa dibujada en el rostro y los ojos cerrados esperando las gotas que no terminan de llegar.
Ya me parecía a mi que eso de salir a agradecer al cielo los bienes que nos depara no podía acarrear nada bueno.
A fin de cuentas es el mismo cielo que nos lo ha negado todo hasta hoy, ¿a caso hemos hecho algo suficientemente grande como para que le merezca la pena cambiar sus convicciones?
Bueno, yo sí, tener fe y permanecer en medio de la laza del pueblo con cara de imbécil esperando la lluvia que hace meses que no aparece.
Es como esperar un beso tuyo, cuantas veces no me habrás dejado con los labios besando el humo de una shisha, cuantas veces no habré tomado con fuerza mi propia mano pensando que es la tuya.
Maldita que rápida eres que no haces más que llegar y ya te estás marchando.
Odio la sensación de efímero que me produces como odio estar a tu lado y tener que agarrarme a las paredes para conservar mi siempre perfectísima verticalidad.
Odio que se me llene la boca de tiempo desperdiciado y de ocasiones perdidas cuando me miras.
Me odio porque no encuentro el modo de colarme en tus escenarios como un espontáneo indeseable capaz de ganarse el sitio a base de parar tortas con la cara.
Y tu, no se que pasa contigo, con esa cara de idiota mirando al cielo, con esa cara de pasmada tuviste que ponerte a mi lado a esperar la lluvia.
No entiendo a que se debe esa sonrisa, ni acierto a entender por qué permaneces con los brazos extendidos en cruz como si esperases algo que no va a llegar.
Mira lo que has hecho, has puesto mis brazos en jarras, ahora seguro que no llueve, ahora me perderé las primeras gotas si caen.
Ahora, por tu culpa seré de nuevo uno más bajo la tormenta.
Y dime una cosa.
¿No estarás esperando un beso por casualidad? a mi me sobran un millón de ellos y por que tomes uno con tus labios no se va a detener el mundo.
Te lo pondré fácil, los dejaré caer para que con solo acercarte con disimulo, puedas tomar el que más te guste.
Los hago de colores y sabores; de sentimientos y de vacíos, cálidos y gélidos, amigos y traicioneros.
No miraré y te prometo contar hasta cien por si quisieras marchar sin permitirme ver tus ojos.
No tomaré de ti nada que no me quieras dar, no habrá preguntas ni excusas sin venir a cuento, te ofrezco un beso salvavidas sin condiciones, un bocado por compasión para ti y para mí.
Lo que viene a ser un beso de verdad, después volveré a abrir mis brazos al cielo, por si al fin cae la lluvia que tanto tiempo llevo esperando, he sembrado un beso en tu boca y ya sabes que quien siembra vientos recoge tempestades.
¿Qué me dices? ¿aceptas?
¿Será esta la mía?
¿Lloverá?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s