ORTODOXIA COMPULSIVA


Viendo el estado de las cosas en el mundo y en concreto por los pagos de Israel, uno no puede dejar de preguntarse qué demonios le ocurre a aquellas gentes que son incapaces de realizar su vida junto a la de otros seres humanos que simplemente desean realizar la suya.
Amar, reír, soñar, disfrutar de un hermoso sol y de los frutos que nacen bajo su calor.
Es al topar con esas cosas que empequeñecen al hombre cuando se hace realmente duro encontrar la chispa que les lleva a los estúpidos a odiar cualquier manifestación de felicidad, cualquier pensamiento peregrino, en definitiva hipotecar su humanidad, su condición de privilegio contra el resto de la creación.
Quizá todo comience en el iniciático acto de ponerse un sombrero, dejarse trenzas y volverse loco.
O también puede ser algo congénito, un fallo evolutivo que bajo aquel sol implacable multiplica hasta el infinito sus estragos.
Podríamos llegar a pensar que es por incompatibilidades étnicas, culturales o teológicas; podríamos, en este caso entenderlo aunque lo condenemos.
Pero lo que ya no acierto a comprender es que clase de membrillo puede creer en un dios que está tan majara como para obligar a que un grupo de palurdos consideren ofensiva la mera visión de una niña acudiendo a la escuela acompañada de su madre.
Y por descerebrado que le pueda parecer a uno la situación, ahí están ellos con sus levitas, con sus tirabuzones artificiales, con sus sombreritos ridículos.
Ellos, los hombres de fe, los iluminados de dios; esos judíos ultraortodoxos protestando por la ofensa que supone para ellos tener que soportar el cotidiano paso de un grupo de niñas con sus madres hacia la escuela.
¿Qué porvenir desean esos hombres para sus hijas?
Viendo las imágenes nos encontramos con unas niñas normales, niñas que según la noticia, pertenecen a la misma comunidad ortodoxa que los protestatarios.
Niñas que visten con extrema modestia, pero ojo, es la apreciación de un profano; la triste realidad es que tanto colorín (no van de negro riguroso) no parece lo suficientemente modesto para ciertos elementos vagos y desocupados que gozan de todo el tiempo del mundo para ser todo lo mentecatos que puedan ser.
Según sus palabras, el problema es que les resulta ofensiva la vista de esos seres inferiores que no se comportan según las normas de su religión.
Claro que si lo hicieran, abandonarían Palestina y serían el pueblo nómada que Jahvé puso sobre la tierra; pero mucho me temo que esa parte de “Su religión” es la única que son capaces de perdonar a esas niñas.
Seamos pragmáticos y analicemos el problema de fondo.
Un judío que se viste de negro, se pone sombrero negro y se calza zapatos negros; un tipo que se hace rulos ridículos y odia a todo el mundo tiene que ser por definición un religioso.
Los religiosos tienen prohibido lo que a los hombres tanto nos gusta; vivir y dejar vivir, lo que nos lleva a un sentido del decoro trastocado.
Lo antes expresado, visto desde este prisma, podría traducirse por algo así:
Nos pone palotes ver tanta carne fresca contoneándose delante de nuestros desangelados penes, y es que las madres las visten como meretrices.
Esto nos deja un agudo dolor testicular producido por la contención y eso es malo.
Como no podemos hacer de ellas unas desgraciadas las odiamos y juramos que nuestra vengaremos caerá sobre ellas en cuanto tengamos la mínima oportunidad.
Como consuelo, deduzco que esta situación tiende a autoregularse, ya que si un grupo de Ultraortodoxos judíos protestan molestos por la visión de niñas ultraortodoxas judías, y si a esto le sumamos que se comunican con su dios a base de darse de cabezazos contra un milenario muro de piedra; la conclusión es que estos mentecatos están definitivamente lanzados como un cohete hacia la extinción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s