LA BONITA HISTORIA DE LA SEÑORA KELLOGG


Como ya sabéis, la diversión y la castidad en la misma frase solo traen desgracias.
Es algo que viene ocurriendo desde que los curas son curas y desde que las religiones son cancerígenas.
Muestra de esto que os digo son los superconocidos Corn Flakes de Kellogg.
Si os cuento que aquel buen señor lo que pretendía al crear sus copos de maíz, lo que de verdad buscaba era evitar que la feligresía dejase de hacer bricolage con sus cositas, estoy seguro de que pensaréis mil cosas relacionando copos de maíz y calzones bajados y todas asquerosas y escatológicas a más no poder.
Pero no es el caso, os equivocáis de parte a parte, el buen señor no solo no se tocaba jamás la colita, sino que se jactaba de que nunca durante cuarenta años de convivencia con su esposa había tenido relación sexual alguna ni siquiera haber compartido cama nunca, y de pajearse ni hablar, menos.
La cuestión es que en los tiempos del Sr Kellogg, masturbarse era la mayor villanía en la que podía caer el ser humano.
Fornicar por placer, sin boda y sin procrear ya era malo por el componente de anulación de la religión como única fuente de felicidad; todo se reducía a un enfermizo concepto del poder, de la dominación del pueblo.
Solo era bueno lo casto; y todo lo que la iglesia desaprueba es naturalmente malo.
Y era tal el papel que la religión jugaba en aquella sociedad estadounidense que para ellos este acto de intimo encuentro con uno mismo, de descubrimiento del placer era uno de los peores pecados.
Y debía ser horrible si, porque las travesuras acarreaban una serie de consecuencias en la salud terribles.
Producía cáncer, ceguera, creaba impotencia en los hombres, desencadenaba la locura y producía idiocia o lo que viene a ser lo mismo, te volvía imbécil.
Tanto que una vez más la humanidad precisó de la intervención directa del Altísimo.
Él en su misericordia divina nos envió al segundo mesías; a aquel que habría de descender del cielo al infierno de la materia para combatir con denuedo el pajillerismo que amenazaba con convertir los mojigatísimos Estados Unidos en una nueva Sodoma y Gomorra.
Y lo hizo, ideó un plan celestial basado en sus amplios conocimientos de biología, medicina y química orgánica.
Su primera conclusión fue que contra la masturbación lo más apropiado era una señora circuncisión sin anestesia.
Y no le faltaba razón la carnicería a la que semejante retrasado podía someter a los penes ajenos le quitaban a uno las ganas no ya de tocarla sino ya de mirarla.
Como su teoría correctiva tampoco es que provocase avalanchas de pacientes hacia sus consultas; el Sr. Kellogg llegó a la conclusión de que los americanos de bien se toqueteaban por culpa de los malos hábitos alimenticios que imperaban.
Descubrió que si desayunaban cereales, por alguna razón ya no tendrían necesidad alguna de masturbarse.
La Kellogg Company había nacido y la batalla contra el bricolaje de campo estaba servida.
Y todo apunta a que debió conseguirlo, porque los pobres siguen sin levantar cabeza, odian el sexo y además han perdido la capacidad de contemporizar esas cosas.
Con sus cereales como estandarte, construyó una sociedad casta y decente que a día de hoy no saben dónde estaban Sodoma ni Gomorra.
Los caminos del señor son inescrutables, sobre todo cuando san dios utiliza a un degenerado que metía mangueras de agua por la boca y por el ano a los niños con los que experimentaba con la excusa de limpiar sus intestinos, para acto seguido introducirles yogur por los mismos sitios.
Solo me resta una pregunta, ¿cuarenta años casado y sin consumar?, esa mujer si que tendría una bonita historia que contar.
Pero lo que soy yo, no vuelvo a comer cereales antilíbido jamás; vete tu a saber qué le echarán esos degenerados.

Anuncios

2 comentarios sobre “LA BONITA HISTORIA DE LA SEÑORA KELLOGG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s