ESTAFADOS VOLUNTARIOS


No iba a subir los impuestos y en a penas unas semanas firma la subida de impuestos a las rentas del trabajo y del ahorro y a los bienes inmuebles.
España necesita de un gobierno valiente para afrontar esta difícil situación, decía cuando era candidato, pero el “valiente” no tuvo arrestos para mirar a sus votantes a la cara tras su “reinterpretación” ideológica y decidió enviar a cuatro ministros a tragarse la píldora en lugar de hacerlo él.

Ahora, viendo lo visto, los españoles casi lloran la muerte virtual y anunciada de los sacrosantos servicios de Sanidad y Educación a los que ya ni la nueva ministra de Sanidad, Ana Mato alude como  públicos o gratuitos.
Toda una declaración de intenciones.
Después, en un mitin, se ve que en pleno baño de masas, el hombre se vino arriba como El Jabato y se destapó asegurando  que la intención de su partido era la de decirle a Europa que España quiere participar y no que nos den órdenes, se me ponen los pelos como escarpias solo de recordarlo.
Y aquí le tenemos de nuevo felando a la teutona, como una siamesa en celo y recortando servicios a favor de los ricos y hundiendo aun más a los pobres en una miseria sangrante y absoluta.
Su reforma laboral consiste en convertir todo el mercado de trabajo en España en una especie de  Empresa de Trabajo Temporal en la que te podrán contratar por días, horas incluso, y con una reducción drástica de derechos laborales.
Las reformas estructurales que harán de la nuestra una economía pujante, consiste en despojar al Estado de las pocas empresas rentables que nos quedan en propiedad a los españoles; en “liberar” los sectores básicos, como energía, telecomunicaciones, transporte, y otros.
Asegurando sin rubor que esto creará un efecto beneficioso para la ciudadanía; sobre todo si esa ciudadanía es amiga o socia del partido, mejor ambas cosas.
Al resto nos quedará la muy patriota satisfacción de jorobarnos cuando las eléctricas le corten el suministro de servicios sociales al ayuntamiento.
Atrás quedaron los días de campaña en los que el buen Mariano vendía los parabienes de su partido como la única opción de salir de la crisis, atrás quedaron los días en los que señalaba con el dedo extendido al inefable Zapatero acusándolo de hundir España en la miseria por hacer exactamente lo que está haciendo él ahora, robar.
Hoy el Treinta por ciento de sus votantes considera que han sido engañados, muchos de aquellos que el día veintiuno gritaban vivas y aleluyas alegremente mientras pedían a su mesías particular que saltase se sienten idiotas recordando aquel momento.
Ahora entienden su risa, ahora entienden los abrazos y besos entre sus candidatos ya electos.
También hay que decir que hay un setenta por cien que a día de hoy están exactamente igual, pero entienden que si son arruinados por estos de ahora están mucho mejor que cuando les arruinaban los de antes, que viéndolo así, no deja de ser un consuelo.
Es lo que tiene el fanatismo, ni aunque les roben en sus santísimas narices dejarán de votarles, antes morir que reconocer una equivocación, antes la guerra que dar la razón al contrario.
Siempre justificarán todo diciendo que la culpa la ha tenido sea quien sea y haga el tiempo que haga.
El votante español es como un zombie, los sueltan en masa el día de las elecciones y terminan votando a quien los deja sin trabajo, desahucia sus hogares o expropia sus coches.
Ahora se sienten engañados, y eso que se les veía venir a la legua; cualquiera con dos dedos de frente sabía lo que Rajoy iba a hacer en cuanto llegara al poder, del mismo modo que ahora ya todos sabemos exactamente lo que nos espera.
Bastan unas palabras de nuestro ahora presidente para confirmar esta afirmación: “Es un disparate en tiempos de crisis subir los impuestos”.
No hay dobleces interpretativos, al decir esto mentía o reconocía explícitamente que tenía en mente cometer un disparate.
Quizá hubiese algún alma cándida que pensase que el nuevo ejecutivo iba a firmar una drástica subida salarial, una notable reducción de los impuestos, y a prohibir por ley los despidos.
Quizá incluso pensaban que aumentaría el presupuesto para fiestas patronales y otras celebraciones menores.
O a lo mejor esperaban ver al barbas cruzarse de brazos y poner cara de subnormal mientras espera que llueva.
Hay que ser tonto.
Así que hoy, mientras millones de españoles se lamentan del engaño de Rajoy, el resto, afortunadamente se ríe por no llorar al tiempo que reafirma sus sospechas preelectorales sobre él, así son las cosas del vivir, unos la cagan y lloran y eso implica que otros aciertan y se ríen.
Lo peor de todo es que no darán su brazo a torcer, no veo al Obispo de mi ciudad votando al rojerío, así que por mas engañado que se sienta, votará de nuevo al PP.
Pero hoy, paradójicamente, los únicos que defienden la falsedad de tal sentimiento, somos precisamente los que no le votamos.
La verdad objetiva es que el presidente Rajoy no ha engañado a nadie,  cerró el pico como una puta y como respuesta la gente le dio un voto en blanco, solo tuvo que esperar a que el inútil esperpento socialista cayese solo.
Al menos yo sinceramente no me siento engañado, sin ser una persona excepcionalmente lista me podía imaginar lo que iba a hacer y por eso no le voté.
Y como yo millones de personas que no fueron engañados puesto que no le votaron, y al igual que yo, no lo hicieron porque pensaron que los estaba engañando.
Y si tuviese que sentirme estafado en alguna medida, sería por un sistema que permite que seres irreflexivos voten al que saben que les esta timando y que eso nos repercuta después a todos.
Es lo que han votado, quizá la próxima vez sean más listos y se pensaran con más esmero que es lo mejor para sus casas, para sus familias, para el futuro de sus hijos y para sí mismos y por ende para el país, antes de entregar su albedrío a ladrones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s