VOY DIRECTO A LA PRESIDENCIA


Viendo lo visto y que aquí votamos a cualquiera, voy a echarle un par de narices y voy preparar mi candidatura para las próxima elecciones generales.
Hay muchas cosas que podría prometer, pero como veo que tengo tiempo, empezaré por las básicas, no vayamos a excedernos en nuestros compromisos y tengamos que enviar a algún que otro ministrillo a explicar alguna contradicción sangrante.
Mi meta será satisfacer a aquellas personas que han sido perjudicadas por leyes absurdas, por las normas y reglas inexplicables que rigen nuestra vida con dos únicos fines.
1) Evitar a toda costa que la comodidad y el bienestar dejen de ser un lujo adscrito a unos pocos privilegiados.
2) Favorecer el margen de negocio de determinados segmentos del entramado comercial.
Así que lo primero que vamos a hacer será  estudiar la prohibición de los matrimonios de personas con el mismo credo.
Ya está bien de odiarnos los unos a los otros por un quítame allá esos diez mandamientos.
Todo matrimonio cristiano quedará anulado, del mismo modo que los casamientos hindúes, musulmanes, hippyes y mediante el ritual Zulú.
La proliferación de elementos genéticamente recesivos con voz y voto en este país empieza a ser alarmante y seguro que va a ser por esa endogamia dogmática que solo permite el sexo para procrear y entre sujetos de la misma condición.
Porque por mucho que nos empeñemos en convencer al respetable de que mezclar peras con manzanas o ciruelas con centollos no funciona; los que sabemos de estas cosas sabemos que las mejores bases, las mejores raíces y las mejores condiciones de supervivencia para un árbol, a veces la da un injerto de diferente especie.
También sabemos que la naranja original era incomestible y que a base de hibridaciones e injertos hemos llegado a esa delicia con que los valencianos nos agasajan al resto del mundo.
Así que fuera, los matrimonios con sujetos del mismo credo quedarán prohibidas.
Otro acto de justicia que voy a acometer será permitir, por ley, que los sindicalistas trabajen.
Si señores míos esos pobres incomprendidos podrán trabajar como el resto de los mortales; y no solo eso, además se les proporcionará todo el tiempo libre necesario después de su jornada laboral para que desarrollen si lo desean tan nobles labores.
Además, y esto ya es por pura solidaridad con el colectivo sindicalista, tendrán el honor de ser echados a patadas si lo desean, si se escaquean como todos esos zánganos que habitan en las colas del paro, podrán ser destinados a ocupar un turno en las mismas.
Otra de las leyes urgentes que abordare como presidente del gobierno será la de la vivienda.
Sufragaremos todos los gastos necesarios para el mantenimiento de los constructores, banqueros y concejales españoles a buen recaudo y donde no les de mucho el sol, a la sombra, hasta que todo el parque inmobiliario del Estado esté ocupado y debidamente escriturado, hasta que las hipotecas estén liquidadas y hasta que podamos volver a contar cuartos antes de las campanadas.
No repararemos en gastos, la empresa constructora, la banca y algún edil que otro están pasando por un momento duro y es del todo injusto no suministrarles el debido reposo ahora que el negocio cae en picado y sus arcas se llenan de molestos millones de euros que se ven, pobres, obligados a invertir en paraísos fiscales de allende los mares.
Por último, en nuestro plan de choque haremos un plan de ajuste laboral y otro poblacional.
El plan de ajuste laboral (PAL) consistirá en dar un giro conceptual a la oferta de empleo tanto pública como privada.
No vamos a prometer pleno empleo, ni eliminar los cinco millones de parados; lo que pretendo es todo lo contrario, ¿para qué voy a poner a trabajar a unas personas que están tan ricamente en sus casas?
En aquellos puestos de trabajo en los que las tareas puedan ser llevadas a cabo por máquinas, se eliminará la mano de obra.
Y en los que aún sea absolutamente necesaria la intervención de la mano humana, se invertirá en I+D para conjurar esa situación cuando antes.
Señores seamos sinceros, nosotros no queremos trabajar y las empresas no quieren perder volumen de negocio; apliquemos robots o máquinas; así se terminarán los conflictos laborales, absolutamente todos los conflictos laborales.
La empresa paga un impuesto a convenir y el Estado reparte ese dinero entre la población de modo equitativo cubriendo primero las necesidades básicas del ser humano recogidas en la constitución como derechos fundamentales de las personas y repartiendo el resto a modo de subsidios entre la población.
Todo el mundo sabe, y no hay que ser economista para ello, que el mejor sitio para el dinero es el bolsillo de un tipo con tiempo y ganas de gastarlo.
Es tan simple y genial que debería ser presidente desde hace un siglo; no entiendo como no me votaron antes.
En lo referente al plan de ajuste poblacional (PAP), el Estado no financiará profilácticos ni preservativos nunca más; lo que haremos será incluir las operaciones de vasectomía y ligaduras de trompas en la seguridad social.
No veo por que las parejas estables han de perder un tiempo precioso y poner en peligro una erección estupenda peleando con la maldita goma de marras.
Las relaciones eventuales que se busquen la vida.
En lo referente a la reducción de población; es muy sencillo, no se podrán tener más hijos hasta que todos los niños españoles en adopción tengan un hogar de verdad.
Y en este aspecto, cabe modificar la norma que permite a los padres escoger a los niños.
Los padres se pondrán en una cabina como las ruedas de reconocimiento y serán los niños los que elijan a sus padres; así cuando se porten mal, el padre podrá arrearle un sopapo (no una ostia) para reconducir esos comportamientos indeseables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s