PREGUNTAR AL PUEBLO


Uno de los argumentos que todo político que quiere pasar a jugar en primera ha de aprender a esgrimir es el de ser un auténtico aguililla.
Asegurar con total aplomo, tener claro y en su horizonte lo que la sociedad quiere, lo que el pueblo quiere.
Y no solo eso, ha de saber hinchar el pecho y asegurar también que él y solo él posee aquello que la nación necesita, lo sabe todo.
Y acto seguido, tras valorar el mensaje del interfecto, sospechosamente igual al de los otros, vamos y votamos sin hacernos una sola pregunta, sin hacernos, en realidad, la gran pregunta:
¿Por qué nunca estoy cuando hacen esas encuestas?
A parte de porque es una trola del tamaño de un campanario, porque nunca las hacen en tu barrio, so tonto.
Y para que nos vamos a engañar, les importa un pimiento lo que pensemos, lo que sintamos, lo que necesitemos o lo que queramos.
Todos sabemos que si las hiciesen y publicasen los resultados a más de uno se le iba a cortar la leche de burra en el mismo gaznate.
Y es que queremos cosas muy difíciles de digerir para ellos.
Queremos que todos los policías que se han excedido en las manifestaciones pacíficas sean desposeídos y expulsados de las fuerzas del orden.
Queremos que todos los políticos corruptos vayan a la cárcel, y queremos que los que simplemente son unos hijos de la grandísima, paguen con la inhabilitación de por vida los comentarios hirientes contra la clase trabajadora, contra las personas que hemos venido a este mundo a cargar con la cruz de no ser millonario.
Queremos que los empresarios, banqueros y demás chusma que piden constantemente y sin descanso el recorte de derechos constitucionales al trabajador, sean despojados de todas sus pertenencias, que no les quede una miga de pan en la boca, ni la ropa que lleven puesta y que sean lanzados al arroyo tal como ellos desean hacer con nosotros, para que una manada de energúmenos amigos de su hijos malcriados puedan molerles los lomos a palos cuando se resguarden del frío en un cajero automático.
Queremos ver entrar a una policía limpia y legal en un banco a llevarse a todos los que trabajen allí con los pies por delante y queremos ver como se ponen del lado de su pueblo, de las gentes que pagan con sudor su existencia.
Queremos que cierren los medios de comunicación que tergiversan las noticias, que cierren la boca a forofismos y mentecatos ; queremos que desaparezcan los manipuladores, los mentirosos y los desinformadores y que allí donde sean reconocidos se les pueda escupir a la cara por todo el mal hecho.
Queremos leyes que nos conduzcan con criterio, con firmeza y personas capacitadas para hacer que se cumplan.
Queremos un mundo justo, un mundo sin la premura del rédito; un mundo en el que lo necesario prime sobre lo rentable.
Queremos que nos devuelvan nuestras empresas, nuestros servicios y que aquellos que aprovecharon favores de personas con privilegios sigan la misma suerte que sus benefactores.
Queremos que se reparta el trabajo, la riqueza, la cultura y sobre mtodo la felicidad de vivir:
Queremos que la alegría no sea el privilegio de una clase autoelevada a la condición de “superior”.
Queremos los mejores profesores para nuestros hijos, queremos un futuro para ellos y queremos que los que ponen una mirada sucia sobre ellos y los violan mueran.
Si, que mueran y que les duela; y que ese dolor sirva de aviso a navegantes.
Queremos que el deporte sea ejemplo de limpieza, que enseñe a nuestros hijos los valores del deporte, del equipo, del rival honroso y para esto queremos ver al forofo violento entre rejas y al resultado manipulado por hilos invisibles sirviendo de pasto a la vergüenza.
Queremos erradicar el dolor, el hambre, la enfermedad, la tristeza, la pobreza, la impunidad y la injusticia.
Queremos ver la blanca piel del político llena de moraduras por suplicar pan, como las de nuestros hermanos.
Queremos venganza, queremos justicia, queremos ser libres.
Y antes o después lo reclamaremos a las instancias indicadas.
Si a alguno se le remueve la vocación, que piense que millones de personas le seguirán, le apoyarán y le mirarán con esperanza.
Solo tiene que salir de su oficina y preguntar al pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s