JOSEPH KONY Y EL SUEÑO AMERICANO


El mundo ha encontrado a su nuevo monstruo, al nuevo satanás hecho carne y descendido a este planeta para cometer bestialidades con las personas más débiles de la creación.
Un nuevo tirano de esos que tanto gustan de usar de excusa putativa los corsarios norteamericanos cuando buscan hacerse con el botín de los recursos naturales de un país.
El tipo se llama Joseph Kony y ciertamente no vamos a negar que de todos los grandes errores médicos de la historia de la humanidad, el alumbramiento de ese bestia ha sido uno de los más importantes.
Más aún si pensamos que el tipo vino a nacer en unos tiempos y en un lugar en los que se criaba todo lo que nacía.
De hecho son tantos y tan grandes los méritos de este perro, iba a decir señor, de la guerra que hoy en día se le busca “vivo o muerto”.
La experiencia de largos años de ser testigo de inmunidad manifiesta con la que se trata a los asesinos masivos me lleva a pensar en mi fuero interno que siempre será mejor la segunda opción.
Y es que el hecho de haber nacido cuando se criaba todo lo que nacía, no te de ganado el derecho a vivir como un ser humano.
Eso hay que merecerlo y ciertamente que  violar niñas, hacerlas sus esclavas sexuales y secuestrar niños para que vayan a la guerra por su causa son unos males suficientemente justificados para darle matarile allí donde se le encontrare, en ese mismo instante.
Lo peor de todo es que a la ocasión la pintan calva y esta es pelona del todo.
Porque ha ocurrido lo peor que les podía pasar a aquellas pobres personas, ahora esas pobres gentes han levantado la curiosidad, mejor dicho, el interés del gran bucanero mundial.
Y este ya ha trazado su plan; bombardear al mundo entero con noticias de cuan malo, sanguinario, depravado e hijo de hiena podía ser el tal Kony.
Y de mientras, por la puerta de atrás empieza a meter efectivos que se vayan haciendo con el gobierno oficial, tan depravado como el rebelde o más, pero a fin de cuentas es el lameculos oficial de la zona, el más listo, el que a buen árbol se arrima.
Quizá sea el primero de los contendientes que se ha dado cuenta de que en su país hay algo que los americanos quieren y son conscientes de que su sentencia de muerte esta firmada.
Hasta ahora, los intentos para atrapar a Kony y a sus trescientos mataniños, han fracasado, pero mira que curioso, las minas de coltán de la zona y los niños de menos de seis años que trabajan y mueren en ellas ya han aparecido.
Eso ha aparecido en el minuto uno de la operación.
Por cierto, la situación de los niños soldados no ha cambiado nada y la de los niños mineros tampoco.
Pero no hay de que preocuparse, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha desplegado un operativo de “asesores militares”, con el objetivo de sacar de su madriguera al señor de la guerra.
La cosa no va a resultar sencilla, esos malditos paramilitares no se dejan agarrar y por lo visto los lacayos de Kony cuentan con unidades bien organizadas y equipadas, y las fuerzas que van detrás del líder miliciano han demostrado carencias.
Es igual, las empresas americanas ya se han situado en la zona y succionan sus jugos como vampiros, cuando terminen y solo quede miseria se irán de nuevo y volverá la fiesta.
Los yankis han decidido que una vez que tienen lo que han ido a buscar, tampoco hay que volverse locos con los gastos, que los asuntos entre tiranos asesinos y rebeldes sanguinarios son matrimonios complicados en lo que es infinitamente más racional no meterse.
Ellos han ido a la zona a llevárselo crudo y todo dispendio más allá de una andanada de tiros en la boca reduce los beneficios una cosa bárbara.
Además el jodido Kony se mueve por terrenos extremadamente difíciles como pez en el agua.
Y esta es la situación, Kony sigue asesinando niños en campos de entrenamiento, violando niñas de corta edad y cometiendo tropelías.
Por su parte el ejército del país comete abusos, torturas, detenciones arbitrarias y asesinatos de manifestantes y transeúntes desarmados.
Y esa es la realidad de siempre, Gadaffi era un tirano, pero mataba menos que los USA; Hussein era un monstruo, pero también moría menos gente con él en el poder; Bin Laden era un retrógrado teócrata terrorista, pero el no bombardeó la tierra de nadie durante décadas, lanzó dos jumbos contra un lugar lleno de gente, que es una cabronada inmensa, eso es incontestable; pero no deja de ser la respuesta de un pueblo que se defiende ante una agresión continuada por parte de Moscú primero y de Washington después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s