POR QUÉ DEL CARNET POR PUNTOS


Ya me parecía a mi que tanta preocupación por la seguridad del sufrido conductor; del peatón, o en definitiva, del ciudadano, me olían a sobaco de mico.
Y es que es superior a sus fuerzas, el dinero les pierde y cuando no se tiene se roba; no hay más f´rmula.
Y mira que intentaron venderlo como la solución al problema sangrante del goteo incesante de vidas que se pierden en las carreteras.
Tanto lloriquear, tanto hablar de ello que mira tú por donde casi me lo creo.
Y digo casi, porque un tejemaneje en el que están entidades de tan probada honradez como la DGT, la meretérica y algún ministrillo de caminos y senderos no puede traer nada bueno para el sufrido parroquiano, para el exprimido currito de a diario.
Huelga decir que si has ido a toda pastilla por donde no debes, que si has conducido después de haberte trasegado cuarto y mitad de garrafón, que si andas de charlita con el móvil mientras tomas una curva chirriando las ruedas y para colmo eres tan paleto que no te pones el cinturón; te mereces que te den pero bien dado.
Lo malo es cuando el pitufo cateto se sube el pantalón hasta el sobaco, se encasqueta el tricornio hasta debajo de las orejas y decide que tu coche le mola y que por eso ha de multarte como sea.
Entonces se inventa cualquier excusa, te coloca trescientos lereles de multa y te quedas con una cara de idiota que no te lames.
Unas horas después empiezas a pensar en la madre del anormal que puso una pistola en las manos de semejante desgracia humana, y claro, tu indignado vas y te quejas.
El resultado viene a ser el mismo que si te pasas el día silbando a los trenes para ver si paran o tirando un euro al aire esperando a que este caiga y se sostenga de canto.
Imposible no es, pero improbable todo lo que quieras y más.
Y esto pasa tanto o más que los otros supuestos, también hay que decirlo, esto es España amigos.
Pero suponiendo que todos los abrasados a denuncias por idiotas y los estafados están en la tesitura de tener que ir a un centro a hacer el curso de recuperación de puntos, esto es lo que ocurre realmente.
Atentos, porque aquí está el quid de la cuestión de estos cursos.
Recuperación de puntos parcial, o sea, seis puntitos de nada; esto te va a salir unos ciento noventa y cinco euros, casi el veinte por ciento del sueldo medio, ahí es nada.
Recuperación total de puntos unos trescientos setenta napos, más del treinta y cinco por ciento del sudor del elemento en cuestión.
Ahora multipliquemos esto por unos ciento treinta mil angelitos que han tenido que pasar por caja.
No me voy a molestar en hacer la cuenta, pero creo que la cifra marea lo suficiente como para entender el por qué narices esos hijos de su señora madre ponen radares y limitaciones ridículas en las carreteras en vez de señalizar y mejorar puntos negros o cambiar las vallas trituradoras de motoristas.
Porque lo primero es un pastizal y lo segundo se reduce a un entierro que paga su tía y a otra cosa mariposa, simple, hijoputesco, español cien por cien.
¿Y sabéis por que sospecho que esto es una estafa más de los de siempre hacia los de siempre, como siempre?
La palabra clave es “coleguitas”.
Si pensabais que estos cursos se podrían hacer en la auto escuela del barrio, os habéis caído de un guindo y os habéis llevado un mal golpe.
Este servicio se ha dado a una asociación llamada CNAE, la patronal de las auto escuelas, que se ha limitado a dar licencias con cuentagotas a las academias pertenecientes a directivos de la asociación o…
Acertásteis: “coleguitas”.
Así que tenemos un plato más típico y más español que el cocido, la paella, el rabo de toro o el pulpo a la gallega.
Un tipo que ha de coger el coche a diario, un grupo de ladrones que quiere hacer negocio con eso, un defensor de la ley corrupto y un grupo de coleguitas.
Ni Almodóvar pintaría un escenario más deprimente y castizo.
Me voy a presentar a presidente, propondré la derogación de leyes canallescas y el apedreamiento popular masivo de los que se han beneficiado con ellas.
El happening será entre la misa de mañana y la hora del vermout de los domingos, para que no haya excusa.
No olviden aparcar en las zonas habilitadas, sean buenos y no dejen de obedecer a los semáforos, a los pasos de cebra y a las suegras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s