TODOS MUERTOS


Uno a uno se van.
Los tiranos, la mala gente se van y abandonan a sus pueblos agotados, hastiados de miedo y hambre.
Y uno tras otro los monstruos se suceden y hacen bueno al abominable saliente.
Una y otra vez esta humanidad dolida cae y recae en el dios hecho carne, en el mesias salvador de nada y condenador de pobres.
Sumisión, humildad, conformismo; no matarás.
La codicia como pecado, la codicia humilde del que necesita pan; no la codicia del genocida que pudre a su pueblo de necesidad.1
Esa codicia desmedida es la gracia de dios, es el don de los grandes hombres, derecho ancestral, posibilidad infame de decidir sobre quien muere o quien no.
Potestad plenipotenciaria de ordenar la muerte masiva de enfermos, por activa y por pasiva; por acción y por omisión.
Al político español le gusta el amigo esclavo, el lacayo; y no pierde el tiempo en consideraciones pecuniarias.
Fomenta la proliferación de fármacos de baja calidad, lo premia, lo prima y lo incentiva.
Y el médico, hombre es, que le den por saco al viejo Hipócrates, que se pudran ese y todos los juramentos del infierno.
Si hay dinero de por medio, recetarán mierda contra la mierda, y orines de rata contra la peste.
Qué más da uno, mil, o un millón de muertos más si con eso se congracian con el señor de la guerra.
Qué más da si aqui lo que hace falta es sacar el máximo rendimiento al rebaño en el menor tiempo posible.
Nos gobiernan bajo el principio de “Transformación” como al ganado.
Kilos de carne por kilos de pienso invertido.
Es lo que somos, euros invertidos por euros esquilmados.
Simple y cruel; absolutamente real.
Solo tuvieron que pararse un segundo a hacer números para darse cuenta de que aun podemos ser más rentables.
miseria-en-bogota2Un tonto no piensa, un tonto trabaja y paga, un tonto teme; trabaja; y paga.
La educación sobra.
Un enfermo da al traste con la rentabilidad, un enfermo consume y no produce, un enfermo es un gasto y cuanto más prolongue su permanencia en el mundo mayores son las pérdidas que genere.
La sanidad sobra.
Y así una tras otra, escondidas en logotipos, siglas y colores; esas intenciones se prolongan indefinidamente a lo largo de la historia.
Eso sí, bajo palio, bajo la complacencia divina de los promotores de la humildad, de los espadachines sangrientos del “Ora pro nobis”.
Dios, la política, la humanidad, tocan a su fin; algo está cambiando, algo se mueve y va a ser trágico.
Los hombres defienden a las bestias y las bestias se esconden aterrorizadas por el engendro que han creado.
Más dinero para el Can Cervero, más poder para el brazo armado, más impunidad, más burla para el pueblo.
Y aquí estamos nosotros, tan tranquilos, con nuestros cinco minutos de ira y nuestros cien años de miedo, esperando a que de entre esa chusma salga algun equivocado y decida dar un paso correcto.
No va a ocurrir.
Tenemos que ser nosotros, tenemos que detener esta mole que nos aplasta y tenemos que hacerlo con sus armas y con las nuestras.
Con la Ley, con la fuerza y con los ojos puestos en el fracaso.
Porque perder esta batalla solo puede terminar en tragedia, en la ignorancia de nuestros hijos, en el cielo como techo y en la lumbre como calor de hogar.
Alabado sea el señor.
Hay que recapacitar, los hombres debemos detener esta inercia; pues los grandes monstruos sólo dejan tras de si cosas malas.
la31Malos recuerdos, malas vidas y malos enemigos.
La historia no duda, se jacta de su crueldad y hace a los muertos buenos por imperativo legal.
Una mirada atrás y la evidencia resulta cómica.
Los dictadores asesinaban políticos, demócratas como los que ahora nos tiranizan.
Los terroristas asesinaban políticos, demócratas como los que ahora nos machacan, nos roban y nos humillan.
¿Tan distintos eran los malos de antes de los malos de ahora?
No.
Solo eran jugadores distintos en mesas distintas; pero lo que es el juego, jamás cambió.
Hemos de terminar el juego, hemos de repartir la última mano y envidar a todo.
Grande, pequeña, pares y juego.
Tenemos las cartas, podemos ganar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s