REFORMA LEY ANTICORRUPCIÓN. LEY UTILITARISTA.


Todo apunta a que la enésima trama de corrupción consecutiva descubierta en nuestro lamentable país va a quedar en sendos brindis con Vega Sicilia en las Calles Génova y Ferraz.
Todo apunta a que una vez más los ciudadanos deberemos irnos a la cama un poco más pobres; un poco más humillados y acompañados de sus carcajadas.
Y ahí están, compitiendo las dos facciones del bidevolucion_onlinepartidismo español por ver cuál de las dos propone la reforma más contundente de la ley anticorrupción, es decir a ver cual de los dos firma la sarta de mentiras con las que pretenden callar a los medios de comunicación previamente a pasarse el documento resultante por el arco del triunfo.
Les queda poco, muy poco.
Ellos lo saben, nosotros lo sabemos y ellos saben que lo sabemos; sus nervios y ese miedo reflejado en sus ojos les delata.
El hartazgo del pueblo enrarece cada día más el ambiente y el incremento en gasto para equipos antidisturbios es la prueba palpable de que entienden que en cualquier momento la situación se puede salir de madre. 
Los antidisturbios han comprobado de primera mano que sus amos a la mínima posibilidad de riesgo les van a dejar tirados y saben que hasta hoy las manifestaciones han sido pacíficas y que en muchas ocasiones el propio cuerpo de policía no ha tenido que lamentar desgracias mayores porque el pueblo manifestándose, la gente a la que apaleaban no ha querido machacarlos aun teniéndolos a su merced.
Pero ya son años viendo como en la Castilla de Cospedal mueren niños dependientes por falta de atención en los pasillos de urgencias.
Son muchos seres humanos los que se han quitado la vida desesperados por perderlo todo en este país.
Son muchos ancianos enfermos que han dejado sus tratamientos por no poder pagarlos.
Y mientras su dedo extendido nos señala y nos acusa de haber vivido por encima de nuestras posibilidades al mismo tiempo que saquean los fondos del estado.
¿Reformas?
Por supuesto que hay que hacer reformas, porque una ley jamás será útil mientras esté abierta a interpretaciones y mientras no sea una ley justa.
Una ley nunca será util mientras sea diseñada por los delincuentes a los que debe redimir porque nacerá tocada de muerte y por nada del mundo podrá desarrollar sus potenciales.
Es curioso que a día de hoy nadie haya abogado por hacer leyes utilitaristas, leyes pensadas a lograr un fin concreto; leyes que debieran ser aplicadas con la clara voluntad de combatir el crimen, de prevenirlo e incluso de reparar sus daños.
Para empezar alguien debe pararse a pensar cuál es el cometido final de la ley en cuestión y a que principios fundamentales ha de obedecer.prison
Principio de GRAVEDAD: Los delitos de corrupción, como hemos visto, cuestan vidas humanas, degradan hasta límites inhumanos la existencia de las personas, les privan de derechos básicos contemplados por la Constitución y rompen la confianza en el sistema que la ciudadanía necesita para conservar la estabilidad social.
Es un delito por tanto de máxima gravedad y deberá ser tratado como un delito contra los derechos fundamentales de las personas y como delito de lesa humanidad habrá de ser juzgado y si resulta culpable, condenado.
Principio de REPOSICIÓN: La víctima ha de recuperar de manos del agresor aquello que le ha sido sustraído.
El reo debe cubrir con sus pertenencias el valor real de lo robado íntegro y si no es así lo cubrirá con su trabajo durante su reclusión a razón del salario mínimo interprofesional hasta su total liquidación.
Principio de EJECUCIÓN: Tras cumplir el principio de reposición, no antes ni sumultáneamente, entrará en vigor la condena propiamente dicha.
Esta no empezará a contar hasta que la reposición no se haya consumado.
Es decir, el reo se cuidará mucho de devolver y de declarar todos los bienes susceptibles de cubrir la reposición porque de no ser así podrá pasar años antes de consumir su primer día de condena.
Cuanto más haya dilapidado, cuanto más dinero haya evadido, más tiempo tardará en satisfacer la cantidad robada y más tiempo pasará en la cárcel sin haber contabilizado un solo minuto de condena.
Principio de REDENCIÓN: Norma establecida por ley mediante la cual el reo podrá minorar su condena denunciando a sus cómplices.
Por cada denuncia positiva, es decir, por cada denuncia que termine con otro corrupto en la cárcel, se le restará un tiempo a determinar de su condena.obamaRomney_manos_af2
Esta sería una ley anticorrupción hecha y pensada para que los delincuentes se lo piensen y establecería una ruptura del grupo monolítico creado para delinquir puesto que lo más seguro es que nada más caer uno solo de ellos los demás vayan detrás.
Porque ellos son así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s