EL CORRALITO DE LA MUERTE


Y aquí está de nuevo el arma favorita de los gobiernos vacíos, de los corruptos, de los carentes de argumentos:
El miedo.
Y de entre las palabras que más miedo dan, hay una que hace que se nos aflojen las carnes:
Corralito.
Tratan de convencernos de que un “corralito” es una situación extrema a la que nos someten los gobiernos radicales de izquierdas y que se limita a congelar las cuentas de la gente, a detener el flujo de dinero y someternos a nosotros, al sufrido pueblo, a la chusma, a una suerte de sodomía económica.584062_corralito-argentino-gurusblog_foto610x342
Lo malo no es que nos lo vendan así, lo malo es que es verdad.
Pero no toda la verdad.
La parte que no dicen es que precisamente los más aterrados por un eventual corralito son precisamente los que quieren convencernos de que es malo solo para nosotros; los más temblorosos cuando esa palabreja comienza a sonar son ellos, los corruptos.
Confluyen en estas medidas de excepción una situación extrema como es todo cambio en el paradigma político y además tres ingredientes letales:
Corrupción: políticos, empresarios y banqueros asesinando; matando y robando a miles, millones de personas durante largos, larguísimos años.
Fuga de capitales: evasión y puesta a salvo del botín obtenido del genocidio.
Corralito: orden del nuevo gobierno de paralizar toda actividad bancaria con el fin de evitar que los corruptos descapitalicen el país llevándose ese dinero a paraísos fiscales.
Ante un escenario de fin de ciclo podrido por la corrupción, con un país devastado y empobrecido; pocas son las opciones.
Una es dejar de respaldar la moneda que representa el botín, es decir, en nuestro caso, salir del Euro y dejar de aceptarlo y respaldarlo en el territorio.
Esto convertiría el “cash” corrupto en papel mojado, a no ser que un país de la Troika decida respaldarlo y acepte hacerse cargo de semejante desastre.
Cosa poco probable, no veo a Merkel haciéndose cargo del respaldo de los euros españoles.
Otra es ordenar a los bancos cerrar hasta nueva orden, prohibir toda transacción de valores y congelar el flujo de metálico, el corralito, en tanto en cuanto se auditan las cuentas de los bancos, la situación económica y se disponen los mecanismos de protección necesarios para evitar que los corruptos descapitalicen el país.Captura
Los corruptos ponen en tela de juicio el corralito y lo envuelven en los colores del enemigo, como si fuese una intención premeditada del nuevo gobierno, casi como un golpe de estado.
Y si, también es verdad, esa era la intención desde el principio, básicamente porque el estado de las arcas del país es un desastre y no hay más solución que hacer un recuento de moneda y someterla a un control férreo.
¿Es el corralito una medida contra las clases más populares?
Definitivamente no.
¿Entonces cuál es su finalidad?
Los bancos, llevan años generando un producto tóxico al que en un principio se llamó E-Money, es decir, dinero electrónico.
Cifras teóricas que saltaban de una cuenta a otra y que pretendían ser transacciones económicas, cifras que teóricamente representaban dinero, pero sin ningún respaldo en valor real.
Es lo que hoy llamamos “deuda”.
Te dejo diez a ti y me debes esos diez más tres de intereses.
Para hacerte ese préstamo, yo le pido diez a un banco central y me los da.
Ahora yo le debo al banco central los diez que tu me debes más uno de intereses.
Yo gano esos dos que no se han generado en bienes, que aparecen sin el respaldo productivo del dinero en metálico.
Solo es un baile de cifras en el que yo te debo, tu me debes y en medio yo me quedo con lo mío que no sale de ninguna parte, pero es mío.
¿Cuál es el problema?
Que los bancos son muy listos, generan E-Money en cantidades industriales; tanto que el PIB del país parasitado no puede compensar la creación de todo ese dinero, dinero que en realidad es falso, y entran en crisis.
Crisis ficticia porque la realidad es que sus cuentas son multimillonarias, sus cifras son mareantes, pero ¡hay amigo!, de un dinero que no existe y a ellos lo que les gusta es el “clinclin” de las moneditas cayendo y el “frufrú de los billetes en el bolsillo.corralito-espanol
Entonces se lanza la estrategia del pánico porque los bancos deciden que todo ese dinero de mentira debe convertirse en dinero de verdad, dinero respaldado con un valor productivo.
El sistema es sencillo.
Soborno al gobierno, les obligo a asumir como deuda pública todo mi dinerito electrónico y les pido un rescate, ahora si, en dinerito contante y sonante.
Todo lo que ellos llaman crisis, fuga de capitales, deuda, corralito; se reduce a una mastodóntica operación de blanqueo de dinero falso.
Si algún gobierno entrante puede auditar las cuentas y discernir qué parte del PIB es falso y qué parte es deuda o E-Money sin paralizar toda actividad bancaria durante unos días, perfecto.
Pero en un país como el que nos toca en el que la corrupción ha infectado absolutamente todo, estamos abocados a un corralito.
Por nuestro bien, porque el futuro será peor, mucho peor que unos días de corralito si los corruptos se llevan el dinero y nos dejan la deuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s